EMPIEZA LA AVENTURA MÁS IMPORTANTE

 

San Juan 1, 1 al 18

Bienvenidos a nuestra cita dominical,

Que la Paz del señor sea con Ustedes

Hoy la Iglesia se viste de blanco para celebrar el 2° domingo del tiempo Ordinario del ciclo B. En este domingo empezamos la aventura más fascinante y única: conocer al Señor. Una aventura que nos llevará toda una vida, una experiencia diaria, profunda, humana.

[display_podcast]

Conocer al Señor, no con el único deseo de estudiarlo o analizarlo, sino con el deseo de que salte la chispa de una verdadera amistad que haga nuestras sus ideas y pensamientos, que nos impulse a buscar lo que El busca, a desear lo que El desea, a morir por lo que El ama.

    El evangelio de hoy nos presenta la primera aventura de amistad que tuvo el Señor. Un día en que El pasó por donde estaba Juan Bautista con sus discípulos.

 

jesus_apostoles1-a.jpg

Era un día tranquilo. Siempre nos reuníamos con Juan para aprender algo más del camino de la verdad. Pero ese día ocurrió algo especial, muy especial. Un hombre joven de mirada dulce y caminar sereno pasó por nuestro lado. Juan, al verlo, se le quedó mirando fijamente y dirigiéndose a nosotros nos dijo: “este es el Cordero de Dios”. Esta era una frase que él no había usado anteriormente, aunque sí en no pocas oportunidades nos había advertido que vendría alguien a quien no era digno ni de desatarle las correas de sus sandalias. Y, sin duda, había llegado ese anunciado. Todos sentimos como una fuerza interior que nos atraía hacia El. Así que, casi como automáticamente, nos levantamos y lo seguimos. Yo sentía que empezaba una aventura muy especial en mi vida, un camino nuevo, algo que no sabía definir. El entonces volvió la vista y nos preguntó “¿a quien buscan?”. Su mirada tenía algo de magnético, pero su voz y su hablar era la de un hombre sencillo, uno del pueblo. Maestro, ¿dónde vives?, le dijimos. Y él, con mucha sencillez nos contestó: “vengan y lo verán”. Fuimos pues con El y nos quedamos casi todo el día. Estábamos fascinados de sus explicaciones, de sus comentarios, de sus puntos de vista. El no podía ser otro sino el Mesías que tanto habíamos esperado.

 

El Mesías era una figura muy esperada y deseada por el pueblo hebreo por la actividad política que desarrollaría para liberar la palestina de la ocupación romana. El imaginario de esta figura era más bien la de un político militar. Se necesitaba una fuerza y un liderazgo que transformara la situación de ocupación forzada que vivía la Palestina en una de libertad. Pero aquel primer encuentro reveló en aquel hombre un perfil diverso. No era el caudillo que disponía del poder de las armas, sino un hombre sencillo y normal. De hecho no habló para nada de la liberación de la opresión del pueblo, aunque sí demostró un amor extraordinario por la humanidad. No se presentó rodeado de muros protocolarios propio de los que ponen antesalas ante su persona, sino en un plano horizontal, que motivaba a una relación de amistad.

 

En efecto, yo sentí esa tarde que algo nuevo empezaba en mi vida, pero desde ese primer momento también sentí que esa amistad significaría un riesgo para mi propia vida. No sabía por qué, pero lo intuía. De todos modos, en todos nosotros brotó un deseo común. Salir e ir a anunciar a otros lo que habíamos visto, escuchado, encontrado. Esto era digno de comunicarse. Por eso, salimos y a persona que veíamos le decíamos: escucha, hemos encontrado a alguien extraordinario, no puede ser sino el Mesías esperado. Y uno de los que más se entusiasmó por conocerlo fue Simón Pedro, el hermano de Andrés.

 

Pedro era un pescador, bastante vivaz e impulsivo. Un hombre no dado tanto a la reflexión sino a la acción, y que evidentemente esperaba al Mesías, como todos los de su pueblo. Por eso, la invitación de su Hermano Andrés lo movió de inmediato a conocerlo y fue a ver de qué se trataba. Y el encuentro fue realmente toda una sorpresa. El maestro lo miró y le dijo: Simón Pedro, hijo de Juan. Tú te llamarás Cefas, es decir, Piedra. Esa era la misión que desempeñaría en su proyecto.

 

Yo, por eso, me acerco también a ti Señor, para que me digas, cuál es mi nombre, cuál es mi misión en tu proyecto, cuál es la parte que me toca realizar. Qué hermoso poder afianzar esta relación de amistad contigo. Cuenta conmigo para tu proyecto de salvación de mi pueblo. Tú eres mi Mesías.

Y ahora viene lo más importante

Pero ahora viene lo más importante: tu encuentro personal con el Señor Jesús. Toma, pues, el evangelio en tus manos, San Juan Capitulo 1 versículos del 1 al 18 y trata de sentir lo que el señor te quiere comunicar.

Quédate pues ahora a solas con El y cuenta con nuestras oraciones.

Agradecemos muy sinceramente al Padre Pedro García por su colaboración en esta reflexión y a ti por haber estado con nosotros.

¡Y te esperamos el próximo domingo!.

9 Responses to “COMENTARIO AL SEGUNDO DOMINGO DEL T.O. - “B””

  1. ana torres says:

    Muchas gracias Dios lo siga iluminando y bendiciendo.

  2. malena lagos says:

    muchas gracias padre por los ewangelios y oraciones semanales . malena lagos

  3. Carlos says:

    Pasa el Señor. Pasa una y otra vez delante de nosotros durante nuestra vida. Necesitamos que alguien nos lo identifique como Cristo el Mesías y nos lo presente tal cual es para conocer su divina personalidad. Que nos dé a conocer la FE que los Discípulos coetáneos de Jesucristo nos dejaron, dando fe como testigos presenciales primero y después albaceas testamentarios para dar cumplimiento de sus legados suscritos en su Nuevo y Eterno Testamento. Nuevo, el suyo, el de Jesucristo. Y Eterno pues no hubo otro, aunque hubo uno Antiguo precristiano, ni lo habrá que sea de Jesucristo, de su Persona Divina única e irrepetible antes o después.

    Aquí en este pasaje evangélico 1, 29-51,el jovencísimo por entonces San Juán, nos traslada su testimonio presencial de cómo al siguiente día de haberse sometido Jesucristo al bautismo, visible como signo y primicia del Reino de los Cielos que él trae y despliega, asumida la realidad de su naturaleza humana en su Persona Divina e instituyendo el Bautismo en Espíritu Santo para el perdón de los pecados y no solamente de disposición o conversión como el del Bautista, ocurre la identificación pública por el Bautista al transitar Jesucristo a la vista de todos:”Es el Cordero de Dios, es el que borra el pecado del mundo”. Una declaración impresionante porque bien sabido era que solamente Dios puede perdonar, quitar, suprimir o borrar el pecado en el mundo redimiéndolo en cada uno de nosotros. Hay frases que a veces se nos pasan desapercibidas y sin embargo son trascendentales absolutamente. Solamente Dios puede perdonar los pecados, las transgresiones u omisiones contra su Providencia establecida. Y por eso el Bautista lo designa y define como el Cordero de Dios, un eco de lo que había oído proveniente de lo alto: ” Tu eres mi HIJO, el amadísimo. En ti me satisfago”. Y añade: “Es él de quien os predije: Tras de mi llega un hombre que antes que yo ha venido a ser, pues era primero que yo”. Otra precisión determinante, ratificada luego por el Señor, en virtud de la cual sabemos que Cristo en cuanto Dios es enterior al Bautista por ser ETERNO y en cuanto Dios-Hombre es el primero de todos y único Redentor que puede borrar pecados y en el que nos podemos salvar. Y añade :” Yo no sabía que era él, pero para que sea manifiesto a Israel po eso vine yo bautizando con agua. Y entonces, (sigue el evangelista), es cuando Juan (el Bautista) pronunció su testimonio asegurando: Porque ví al Espíritu como una paloma viniendo del cielo y y se quedó en él. No sabía que fuera él, pero quien me envió a bautizar con agua me consignó: Sobre quien veas al Espíritu sobrevenir y quedar en él, ESE ES QUIEN BAUTIZA EN ESPÍRITU SANTO. Yo lo vi y doy mi testimonio de que es éste EL HIJO DE DIOS”. Realmente estremecedor testimonio y anodadante afirmación. Jesucristo el Hijo de Dios, único y unigénito por naturaleza divina y por eso su bautismo es en agua y en Espíritu Santo, santificador y dador de Vida Eterna Gloriosa. Quede manifiesto a Israel. Al mundo globalizado.
    “Al día siguiente se encontraba en aquel momento el Bautista con dos de sus propios discípulos. Y al ver pasar a Jesús les señala: Este es el Cordero de Dios. Y al oirlo los dos discípulos se pusieron a seguir a a Jesús. Volviéndose Jesús y viendo que lo seguían les pregunta: ¿Qué es lo que buscáis?. Y ellos le respondieron: Maestro ¿Dónde vives?- Y él les invitó: venid y lo veréis. Fueron y vieron dónde estaba. Y se quedaron con él todo aquél día.Era como las diez horas”. Uno era el hermano de Simón (Pedro) y y el otro el propio evangelista que lo relata.
    Y así es cómo se inició la llamada de Jesucristo que sigue resonando a través de su Revelación , de la FE que nos transmitieron sus discípulos, del Nuevo Testamento custodidado puro e íntegro por la Iglesia de Jesucristo. Sus sacerdotes continuan siendo detentores de los poderes de Jesucristo , único que puede perdonar los pecados y único cuyo Bautismo es con Espíritu Santo que santifica nuestras actuaciones si están en conformidad con las condiciones que el Señor estableció. Basta con aceptarlo y actuar en consecuencia. Pasa el Señor, siempre pasa. De nosotros depende seguirle, habitar junto a él en su Iglesia santa o desentendernos. Pero está diáfano para todo Israel.

  4. Concepción Castillo Díaz says:

    Por siempre!

  5. Elsa Pena Nadal says:

    Gracias Padre Javier por este hermoso correo, con tan interesantes comentarios. Que Dios, a través de Su Espíritu Santo, nos ilumine el entendimiento y toque nuestros corazones para poder seguir a Jesús, Su Hijo amado; amando y perdonando a nuestros semejantes, como El nos ensenara en su Evangelio . Bendigamos Padre Javier. Elsa

  6. angela Dorival cordova says:

    La Palabra del Señor es un mensaje muy actual, me toca el corazon por todos los problemas que tengo gracias Dios porq eres el unico bueno , Padre Javier le pido por favor que me envie sus comentarios porque este me ha llegado al alma, el Señor toca los corazones sufrientes y que necesitan mucho pero mucho de EL.
    Padre Javier este msje me lo envio una amiga la Sra Malena Lagos , por favor envieme los comentarios a mi correo se lo agradecere eternamente gracias ANGELA

  7. Ana María dice says:

    Querido P.Javier:
    Realmente estremecedor este evangelio. Juan Bautista reconoció al Señor a su paso “Ese es el cordero de Dios” e inmediatamente los dos hombres que estaban con el lo siguieron y se convirtieron en sus discípulos.!Cómo quisieramos tambien nosotros reconocerlo y seguirlo en tantas circunstancias de nuestra vida¡…Muchas veces, cuando los problemas nos agobian o cuando perdemos el rumbo en este mundo febril,corremos en su búsqueda, pero nos cuesta hallarlo por el ajetreo mismo dela vida de hoy y debe estar pasando a nuestro lado diciéndonos “sígueme”. Que la luz que irradia El Salvador nos haga reconocerlo, a pesar del barullo y los fuegos artificiales que cubren nuestro cielo. Gracias por tus oraciones y que ellas limpien nuestros ojos para reconocer cuando El nos llama y saber lo que quiere de nosotros.
    Que nuestro Señor te llene de bendiciones por esta labor que haces en nosotros.

  8. Alex Chacón says:

    De nuevo gracias, Padre Javier; por los comentarios y las reflexiones al evangelio del Domingo.
    Me han ayudado a encontrar paz interior en cada ocasión.
    Que el Señor le bendiga generosamente.

  9. Guisella says:

    Gracias P. Javier por tan bella reflexion :-) Un saludo super especial ;-)

Leave a Reply

Spring Hill College faculty/department/student websites. The Spring Hill College homepage is available at www.shc.edu.

Spring Hill College does not actively monitor the content of this site and claims no responsibility for its content. General information about faculty.shc.edu. The author [ Javier San Martín - jsanmartin, email the site author ] of this web page [ http://faculty.shc.edu/jsanmartin/2012/01/14/empieza-la-aventura-mas-importante-b08/ ] is solely responsible for the entirety of the content herein.