Con motivo de la Beatificación de Juan Pablo II quisiera compartir mi experiencia vivida cerca de él durante largos y hermosos años. Una de las gracias más grandes que he recibido en mi vida ha sido el haber estado al servicio, desde radio Vaticano, de este hombre extraordinario que ahora llega al honor de los altares. Haber caminado un trecho de mi vida con un “beato” es algo que nunca estuvo en mis planes ni en mis sueños.

Desde los primeros encuentros pude admirar su sencillez, su carisma que atraía a tantas personas, su rostro, reflejo visible de un corazón que amaba sin límites, sus brazos abiertos para todo el mundo con el solo mensaje que repitió desde el inicio de su pontificado: “No tengan miedo, abran las puertas a Cristo.”

El viajero incansable.

El Papa tiene dos funciones: Obispo de Roma y Pastor de la Iglesia Universal. En ambas tuve el privilegio de estar muy cerca a Juan Pablo II. En cuanto pastor universal hice la crónica desde Radio Vaticano de muchos de sus viajes internacionales. Con especial cariño y emoción preparaba estas transmisiones cuyo elemento central era el texto del discurso que el Papa pronunciaría en cada ocasión. La víspera del acontecimiento esperábamos hasta muy avanzada la tarde que nos llegara dicho texto, que por salvaguardar el “embargo” periodístico no lo enviaban antes. En cuanto llegaba hacía la traducción al español de los diversos idiomas que utilizaba el Papa en sus discursos, italiano, francés, inglés, polaco, alemán, etc., según los países que visitaba.

Pasaba largas horas en esta tarea, no solo con la homilía, sino también con las lecturas, las oraciones, los cantos, etc. lo que me permitía luego poder comentar paso a paso la actividad del Papa con beneplácito de muchos oyentes y televidentes que la seguían a través de Radio Vaticano, algunos de los cuales después nos enviaban sus comentarios: “Gracias por la transmisión, en cuando escuchamos tu voz nos alegramos porque nos parece que estuviéramos nosotros también allí mismo junto con el Papa.”

Impresionantes eran las multitudes que seguían a Juan Pablo II en cada país que visitaba. Las largas esperas en las calles por donde pasaría el corteo Papal eran más que recompensadas por los segundos que lo veían pasar. Y luego llevaban como tesoro inolvidable esa experiencia: “Lo vi pasar”, “Pasó muy cerca de mi”, “se me saltaron las lágrimas al verlo”. Todas estas emociones formaban parte de las crónicas radiales.

219.jpgEl joven anciano.

También tuve el privilegio de acompañarlo en su función de obispo de Roma. En las visitas a las parroquias romanas Juan Pablo II mostraba un aspecto diverso de su rica personalidad. Era más abierto, sencillo, espontáneo, no pegado al papel, improvisaba con frecuencia, jugaba con los niños y hasta hacía bromas. De una de estas visitas guardo un especial recuerdo. Era en una parroquia cercana a la estación de Termini, en el centro de Roma. Al concluir la santa Misa, Juan Pablo II se reunió con  los jóvenes quienes le dieron una cordial bienvenida. El Papa al agradecerles les dijo:. “Me siento muy contento de estar con ustedes jóvenes porque, debo decirles, que yo también me siento joven” Un gran aplauso brotó de todo el auditorio. A continuación el Papa fue invitado a subir al segundo piso del edificio parroquial y allí, igualmente, le dieron una cordial bienvenida: “Santo Padre, le dijeron, esta es una parroquia especialmente de gente mayor y de muchos ancianos”. El Papa al agradecerles, les dijo: “Me alegra mucho de estar con Uds. porque, como ven, yo también soy un anciano”. Una sonrisa se iluminó en muchos de los presentes, en especial de los que 10 minutos antes estuvieron con los jóvenes, lo que motivó otro gran aplauso.

226.jpgEl mejor discurso.

Juan Pablo II siempre me impresionó por sus discursos. Eran precisos, al punto, sin pelos en la lengua, decía lo que tenía que decir y reprendía cuando era necesario de una manera que convencía y nunca hería. Pero hubo un discurso que nunca olvidaré. Era el domingo de resurrección del 2005, día en que por tradición el Papa dice un discurso “urbis el orbi” es decir, “a la ciudad (Roma) y al mundo”. Pero la salud de Juan Pablo II en ese momento ya era muy delicada por lo que se acordó que él leería únicamente el inicio del discurso desde la ventana de su habitación y luego el cardenal Secretario de Estado leería el resto.

Había una gran expectativa, cadenas de televisión y radios de todo el mundo inundaban la plaza de san Pedro. El Papa había estado ensayando previamente la parte del discurso que le tocaba. Llegado el momento, el Papa apareció en su ventana y le acercaron el micrófono. Los canales enfocaron sus objetivos hacia la ventana del Papa y se creó una emocionada atención en toda la plaza y, yo diría, en todo el mundo. ¿Qué dirá Juan Pablo II? todos se preguntaban. Y el Papa empezó entonces, a hacer ciertos movimientos con los labios y con la boca, como queriendo decir algo, se notaba que estaba haciendo un esfuerzo para hablar, …siguió este esfuerzo… un poco más … un poco más … hasta que …¡no pudo!, …No le salió ni una palabra, ni ningún sonido…, Los técnicos le retiraron entonces el micrófono, y la plaza entera se quedó en silencio, nadie se movía, y en más de una mejilla una lágrima no pudo contenerse.

Este fue el último discurso de Juan Pablo II, un discurso sin palabras pero cargado de todos sus deseos, ilusiones, esperanzas … Ese día Juan Pablo II no dijo nada pero lo dijo todo,.. No pudo pronunciar ni una sola palabra pero en ese discurso superó con mucho a las miles de palabras que había pronunciado en su larga carrera papal. El gran hombre llegó a la cumbre de su carrera, pronunciando su mejor discurso, sin palabras, que como el big ben sigue resonando en una creación que no deja de recrearse. Para mi ese fue el mejor discurso de su vida.

padre-san-martin-4.jpgEl adiós

Y a los pocos días llegó lo inevitable. El sábado 2 de abril, estábamos muchos reunidos en la Plaza de San Pedro orando por el Papa agonizante. Era emocionante ver a los jóvenes sentados en círculos a la luz de tenues candelas, deslizando lentamente las cuentas del rosario …Cuando de pronto los altavoces de la plaza anunciaron lo que nadie quería oír: “Juan Pablo II ha regresado a la casa del Padre”. Eran las 9:37 de la noche, víspera de la Fiesta del Señor de la Misericordia al que Juan Pablo II tuvo una especial devoción.  Todos nos miramos en silencio y miramos a la ventana de la habitación de Juan Pablo II que en ese momento encendía sus luces.

A los pocos días su funeral fue uno de los acontecimientos más grandes vividos en la Iglesia y en el mundo occidental. Ningún otro evento religioso, político o cultural reunió a mayor número de jefes de estado y representantes diplomáticos. Yo estuve encargado de hacer la crónica en español desde Radio Vaticano, pero el acontecimiento superó con mucho a mis fuerzas. La emoción me envolvió y las lágrimas oscurecieron mi vista. Esta fue la transmisión más difícil que hice en mis once años en Radio Vaticano. En más de un momento tuve que entrecortar la transmisión, me resultaba imposible decir adiós a aquel gran hombre, a quien respeté, amé y seguí a tantos lugares en su diaria entrega al Señor y  al mundo. Pero me consuela ahora el hecho que él goza de la eterna compañía de Aquel por quien dio lo mejor de sí mismo. La simpática pancarta de “SANTO SUBITO”, (SANTO CUANTO ANTES) del día de su funeral hoy por fin se ha hecho realidad. Y de mi corazón brota al  nuevo beato un ¡Gracias Juan Pablo II por el privilegio de haberte servido, gracias por tu “milagrosa intercesión” en tantos momentos de mi vida!…

Cordialmente, P. Javier San Martín S.J.

30 Responses to “Once años con Juan Pablo II.”

  1. Arq. Ameyalli Magallón Vergara says:

    Me ha arrancado un sentimiento que apenas logré guardar en mis ojos, aquí en mi sitio de trabajo. Gracias por compartir, y enriquecer nuestras vidas. Realmente, lo felicito por que hace muy cercana su crónica a nosotros, los que estamos en un trabajo, llena de contenido espiritual y muy reconfortante, me conecta de nuevo. Gracias.

  2. Beatriz says:

    P.Javier,
    me siento feliz por ti,

  3. Daysi de Quintero says:

    Gracias P. Javier por compartir su gratísima experiencia, hoy le comentaba a un compañero de trabajo que había vuelto a vivir una Vigilia extraordinaria la diferencia de horas con mi país Panamá eran las 3:00 AM cuando inicio la transmisión y ahí estaba yo sin querer perder un detalle y recordándome con mis hijas corriendo por la explanada de Albrook para ver al Papa que nos visitaba y recibir su bendición y lloraba de alegría por verlo tan cerca y esa mañana igual lloraba de alegría por haber estado tan cerquita de un Santo, sé exactamente lo que usted siente P. Javier porque igual lo siento yo.

  4. Milagros says:

    Padre Javier ¡estoy emocionada!. Las lágrimas inundan mis ojos y escribo con los ojos del corazón. Yo también he amado mucho a Juan Pablo II y siempre recordaré cuando en su segunda visita a Santo Domingo ¡estuve tan cerca de él desde el Papamóvil! cuando acudí con mi hija a darle la bienvenida. Fue un momento inolvidable..glorioso ¡Bendito sea Dios!. Gracias por compartir sus maravillosas vivencias. Ciertamente usted ha recibido un premio del Señor. Bendiciones.

  5. Consuelo says:

    Juan Pablo II, siempre me ha inspirado un apacible ternura. Cuando visitó Perú en 1985
    fue una gran emoción la que embargó mi alma…estuve tan cerca a solo un par de metros
    y fue la experiencia maravillosa que pude vivir.
    Fraternalmente.

  6. Rosa Angelica says:

    GRACIAS PADRE JAVIER
    por compartir con nosotros tan enriquecedora experiencia al lado del Beato JUAN PABLO, tu misión en la vida
    es ayudarnos a seguir el ejemplo del AMOR , gracias por tenernos siempre presente sobre todo en tus oraciones
    con el cariño de siempre
    Rosi y familia

  7. Isabel says:

    Padre Javier, que afortunado fue al estar cerca a Su Santidad Juan Pablo II es un recuerdo que nunca lo olvidara, a mi personalmente Juan Pablo II me inspiró mucha ternura, cuando murió sentí tristeza por su ausencia, pero sabemos que está en el Reino de Dios cuidándonos.

  8. severino says:

    Dios provee con su providencia que no falte un buen pastor para su rebaño en los momentos dificultosos de la historia para defender el redil de la ferocidad de los lobos. Dichosos los que ayudan al mayoral. Severino.

  9. IGNACIO MEDINA says:

    HOLA CONOCÍ A JUAN PABLO II CUANDO VINO A MÉXICO, EN ESPECIAL CUANDO ESTUVO EN VERACRUZ, YO, SOY EL ING. DEL CENTRO RADIOFÓNICO DE XALAPA Y TRANSMITIMOS TODOS SUS VIAJES A MÉXICO, DESDE LA PRIMERA VEZ.
    CUANDO TUVE LA OPORTUNIDAD DE VERLO DE CERCA FUE EN SU VIAJE A VERACRUZ, ERA UN HOMBRE IMPRESIONANTE QUE DEJABA PARALIZADO A UNO, TALVEZ POR NUESTRA CREENCIA, POR SER UN HOMBRE SANTO O POR LO QUE SIGNIFICABA PARA LA IGLESIA, EN FIN DOY GRACIAS A DIOS POR DEJARNOS VER UN SANTO EN VIDA UN SANTO DE NUESTRO TIEMPO, PORQUE COMO PODEMOS VER, ACÁ EN VERACRUZ TENEMOS UN BEATO QUE ES MI PAISANO NACIMOS EN EL MISMO LUGAR NAOLINCO VERACRUZ PERO NO LO CONOCÍ, TENEMOS A SAN RAFAEL GUISAR VALENCIA OBISPO DE VERACRUZ PERO A EL LO CONOCIERON MIS ABUELOS Y MIS PADRES, PERO A JUAN PABLO YO LO VI..
    SALUDOS
    IGNACIO MEDINA RIVERA

  10. Edmy says:

    Gracias padre por contarnos sus experiencias nos hace recordar momentos inolvidables que vivimos en Bolivia, especialmente Sucre, son segundos que lo vimos pasar en el papa movil y llorabamos de emición es que el Papa es realmente un Santo.

  11. césar says:

    ¡Qué privilegiado eres P. Javier! Hoy nos has hablado como testigo de primera fila. Muy lindo y muchas gracias.
    Pienso que no era necesario esperar los trámites de los hombres para que una persona sea santa. Eso es el reduccionismo de la ley humana. Creo que Juan Pablo II como Teresa de Calcuta y el mismo Juan XIII, eran santos desde el día que murieron (y a lo mejor antes) y que no precisamos de esos trámites y exigencias (un milagro p. ej.) para ser santos. Lo son, como tantos otros, por derecho propio, por su vida y cómo influyeron nuestras vidas, esos son, por Gracia de Dios, los más importantes milagros, que nos ayudaron a cambiar y a ser mejores, viendo aun en el dolor que arrastró en sus últimos años, cómo un cristiano vive su bautizo hacia el final. Un abrazo respetuoso.

  12. Álvaro says:

    JAVIER tú tuviste la suerte de trabajar un tiempito al lado de Jesús, yo nunca vi a Juan Pablo II como un “cura”, siempre lo vi como a la encarnación de Jesús; como Papa tuvo y supo aprovechar la época en la que los viajes en Jets redujeron las distancias notablemente, nunca hubiera podido hacerlo en los aviones a hélices, tuvo la Internet y la globalización a su favor, los anteriores Papas solo dispusieron de la Radio y de la prensa escrita.
    Tuvo las gracia del Espíritu Santo a su favor y como la encarnación de Jesús llegó al mundo entero, católico o no; bien difícil que otro Papa llegue al mundo como él. Al “nuevo” Papa Benedicto XVI debemos ayudarlo a levantar el catolicismo tan venido a menos por los escándalos sexuales. Gracias por tu narración del tiempo que estuviste al lado de Jesús, coronaran al hombre como “Santo”, pero para mi siempre será Jesús.

  13. Angely Angel says:

    PADRE JAVIER, MUCHAS GRACIAS POR HABERME CONTESTADO, PERO DEFINITIVAMENTE ESO ES TREMENDO PRIVILEGIO, QUE BUENO Y QUE LINDO POR TENER LA OPORTUNIDAD DE HABER ESTADO JUNTO CON EL PAPA JUAN PABLO,…………. TENGO UNA PREGUNTA
    USTED SABE ALGO CON RESPECTO A ELIZABETH SANCHEZ LA ESTIGMATIZADA DE MEXICO

  14. Radio Puyo 89.1 FM says:

    Buen dia padre que dios le bendiga.
    saludos cordiales.
    radio puyo

  15. Hugo Esterripa says:

    Buenos Estimado Martin, como estas.
    Martín siempre veía tus correos pero nunca me animaba a contestarte, hasta hoy que me hablas de las experiencias que tu viviste con Juan Pablo II, realmente emocionante e impresionante lo vivido por ti ante el Papa Juan Pablo II, él es sorprendente, una persona con tanto poder pero a la vez tan humilde y amable que hasta es difícil describirlo con las palabras que hoy en la vida manejamos, realmente yo de solo ver una foto de él o de leer una experiencia como la vivida por ti con él, se me caen las lágrimas, gracias por contarme tu experiencia.
    Nota: si puedes envíame Fotos del Papa Juan Pablo II, fotos donde yo sienta su expresión humilde.

  16. margoth says:

    Gracias padre Javier por la experiencia tan hermosa al lado del santo Padre, mis ojos estan brotando lagrimas por su comentario, que alegria, padre, que el todopoderoso por intersecion del santo Padre Juan Pablo II continue derramando bendiciones en la caminar de la vida, y la santisima Virgen le de mucha sabiduria.

  17. Danilo Guevara says:

    Estimado Padre Javier:
    Que emocionantes sus vivencias con el hoy Beato Juan Pablo II. Es que él tenía un carisma tremendo. Recuerdo cuando visitó Nicaragua y habló de la Noche Oscura y el llamado a unos sacerdotes. Realmente era como Usted bien lo describe. También esa última parte cuando se refiere al discurso sin palabras, eso fue un momento difícil para él. Recuerdo cuando vi en la película la vida del Papa, vi esa parte y me conmovió mucho.
    El día de la Beatificación, yo levanté los ojos al cielo y pedí su intercesión por la paz del mundo, por la paz en las tierras que recorrió nuestro Señor, por la erradicación del terrorismo, (en mi país eran las 2:00 am) pero me salí a ver el firmamento en ese momento para rogarle, y ya ve como son las cosas, ese día le llegó el fin al cabecilla más grande y más buscado del terrorismo.
    Aprovecho para agradecerle el Evangelio y las Reflexiones semanales que me envía por correo.
    Saludos y que Dios y la Virgen María me lo Bendiga
    Danilo A. Guevara
    Centinela de la Virgen María de Cuapa
    www.centinelasdemariadecuapa.com

  18. césar says:

    Estimado P. Javier:
    Qué privilegio haber acompañado a este santo, sin duda el Señor te ama mucho.
    Creo que Juan Pablo II era santo por su vida, por lo que hizo y lo que dijo y todo lo que enseñó, desde vivo, especialmente su vida de los últimos años. Él nos explica claramente lo que nos dice Jesús: Que hay un bautizo al nacer y un bautizo al morir”. Supo bautizarse al final como pocos y era impresionante verlo, enfermo, viejo, tembloroso, adolorido, sin poder hablar claramente y, sin embargo, aún en esas circunstancias enseñándonos cómo hay que vivir y cómo hay que morir. Dios lo tiene con Él. Nosotros los hombres le hemos dado la forma “legal” a su beatificación pero él es un santo sin lugar a duda.

  19. Lucy says:

    PADRE JAVIER QUE LE PUEDO DECIR QUE CRÓNICA TAN HERMOSA QUE NOS HA COMPARTIDO JUAN PABLO II ES PARA MI EL REPRESENTANTE DE CRISTO EN LA TIERRA MÁS HUMANO MÁS DIRECTO Y MÁS TIERNO, CON SU SONRISA TAN BONDADOSA Y LAS PALABRAS QUE CALARON MUY HONDO EN MI ‘NO TENGAN MIEDO’, AHORA PADRE ESTA JUNTO A JESÚS Y MARÍA SANTÍSIMA, ESCUCHÁNDONOS A TODOS EN NUESTRAS PLEGARIAS . QUE BENDECIDO HA SIDO UD POR HABER TRABAJADO MUY CERCA A ÉL . LE RUEGO PEDIR MUCHO POR MI Y MIS HIJOS GRACIAS Y BENDICIONES PARA UD. LUCY

  20. Carmen says:

    Querido Javier: Mil gracias por compartir tus vivencias con Juan Pablo II, recuerdo que cuando murió tú saliste varias veces en TV, todos estábamos desolados. Me alegra que lo tengas tan cerquita de Dios y que conserves tan buen recuerdo de quien dio tanto a la humanidad. Un abrazo
    P.D. ¿Te afectaron los huracanes? Espero que hayas estado lejos.

  21. Marcela says:

    Estimado Javier:
    Que experiencias tan bellas comentas en tus vivencias con el Papa beato Juan Pablo II, dichoso tú que has podido conocerlo tan de cerca y más aún compartir todo esa bondad y santidad que desbordaba esa personalidad tan especial,… gracias Javier por compartir estas vivencias.
    un especial saludo

  22. Maria Ulloa P. says:

    Que hermosa narración P. avier la que ha compartido con nosotros. Muchas gracias! . Personalmente he sentido haber vivido con nuestro amado Papa Juan Pablo II todas esas experiencias que usted narra, como si las estuviera viendo. He tenido la gracia y regalo del cielo de estar en Roma para su Beatificación, cosa que me ha “familiarizado ” aún más con nuestro Bendito Juan Pablo II. Otra razón más para agradecer al Cielo que nos haya dado semejante Vicario en estos tiempos tan turbulentos. Reciba P.Javier un cariñoso saludo.

  23. janice says:

    Gracias por compartir esta anécdota. Siempre he admirado mucho al Papa Juan Pablo II. Me hubiera gustado mucho haberlo conocido en persona. Pero a través de sus obras siento que le conocí y me siento cerca de él. Me encanta escuchar anécdotas como estas de personas que estuvieron cara a cara con él. Fue un verdadero siervo de Dios. Ojala más personas podamos seguir su ejemplo. Espero algún día poder compartir más anécdotas como estas con usted en persona.

  24. Marcelo Como Seducir Mujeres says:

    Impactante y emocionante historia. Gracias por compartirla y ampliar el grato retrato y recuerdo que tenemos de Juan Pablo II.

  25. Mariano Sanchez says:

    Gracias Padre Javier por compartir con nosotros esas bonitas experiencias.
    Dios lo bendiga.

  26. Juan Manuel Málaga says:

    Estimado Javier:
    Yo te envidio por la suerte que has tenido de estar cerca y sobre todo de tener el privilegio de trabajar tan cerca, de un tan grande hombre como ha sido el Papa Juan Pablo. De los Papas que yo recuerdo a partir de Pio XII, ha sido definitivamente la personalidad más carísmática y toda su persona y sus actos trasuntaban siempre santidad, entendimiento, tolerancia y al mismo tiempo una inmensa humildad. Ha sido un moderno avatar, no solo para los católicos si no para todos los cristianos y más allá para gentes de otras religiones, especialmente judíos y mahometanos.Creo que la huella que ha dejado en el mundo, va a marcar una época.
    Un fraternal abrazo
    Juan Manuel

  27. Cristina Echalar says:

    Que lindo, yo también tuve la oportunidad de disfrutar de la visita de Juan Pablo II en Sucre Bolivia, el vino el 12 de mayo de 1988, con la bendición de Dios, no se como, pero conseguí un pase a la visita del Papa con los ancianos e inválidos, fui con mi papa, mi esposo y mi hijita, ella, mi hijita fue bendecida, pues cuando el Papa ingreso a la Catedral, se dirigió directamente a ella, y se la quitó a mi papi, que era quien la tenia en brazos, la cargó, la besó y le dio su bendición, no me cansaré de agradecer al sacerdote que me regalo los pases. Mi hija ahora es una mujer bendecida, profesional, sana, bella en todo sentido, pues su vida gira alrededor de Dios, y eso es lo que más orgullosa me hace.

  28. Mario de Jesús Moreno Pedña, sj says:

    ¡Gracias, Padre Javier. En la primera visita que hizo Juan Pablo a Venezuela yo estaba en Puerto Ordaz, en la Guayana . Allí le cantó un niño para entonces: Adrián Guacarán que ya hoy tiene 37 años una canción inolvidable de CANTALAMESA

  29. Carmen says:

    Qué maravillosa experiencia haber estado tan cerca de este santo. Es ahora Beato, pero estoy segura que pronto será santo. Cuando una persona tiene esta conexión especial con Dios, se nota, se ve, se siente. No hay palabras para explicarlo.

  30. Joseph Carroll says:

    Yoᥙг style is quite creative in contrаst to othеr folks I’ve looked through.
    Thank you for posting when you’ve got the tіmе,
    gսess I’ll save this.

Leave a Reply

Spring Hill College faculty/department/student websites. The Spring Hill College homepage is available at www.shc.edu.

Spring Hill College does not actively monitor the content of this site and claims no responsibility for its content. General information about faculty.shc.edu. The author [ Javier San Martín - jsanmartin, email the site author ] of this web page [ http://faculty.shc.edu/jsanmartin/2011/05/03/once-anos-con-juan-pablo-ii/ ] is solely responsible for the entirety of the content herein.