¿SABES QUE JESÚS NECESITA LAICOS?

Lucas 10, 1-91-12, 17-20.

 

ESTIMADOS AMIGOS:

Bienvenidos a nuestro encuentro dominical, hoy domingo decimocuarto del Tiempo Ordinario. El Evangelio de hoy parece que lo hubiera escrito San Lucas para nuestros días, porque hoy, más que nunca, podemos repetir las palabras de Jesús:

- “La cosecha es muy grande, y son pocos los trabajadores”.

 [display_podcast]

 

Jesús contempla la Palestina de su tiempo, y ve a la pobre gente con hambre de Dios. Quiere ir Él personalmente a cada una de las ciudades y poblados a anunciar la Buena Noticia de la salvación. Y para eso escoge a los Doce que lleva siempre consigo, pero no bastan para tanta necesidad.

 

Y decide por reunir a otros setenta y dos discípulos y mandarlos delante de Él para que le preparen la llegada. Los divide de dos en dos y les da instrucciones precisas.

 

- “Les mando como corderos en medio de lobos”.

 

Que es como decirles:

No se ilusionen. Tengan presente que el mundo es malo, pero vuestra valentía, vuestra mansedumbre, vuestra bondad son más fuertes que la perversión.

 

Les recomienda una confianza ilimitada en el Cielo:

- “No lleven alforjas con provisiones, ni vestidos ni sandalias de repuesto”.

 

Lo importante es ser pobres de verdad pero ricos de los bienes del Cielo. Es necesario dar testimonio de ambicionar riquezas mayores que las buscadas con tanta pasión por el mundo:

Sean desprendidos. No pongan su confianza en el dinero, ni en los medios humanos, sino en la fuerza de la ayuda de Dios, que, tengan por seguro, nunca les va a faltar.

No pierdan el tiempo inútilmente en charlatanerías, sino vayan directamente a lo importante, esto es anunciar la Palabra de Dios y la paz será el mayor regalo que ustedes podrán ofrecer a los que los reciban.

 

- “Cuando entren en las casas, saluden diciendo: ¡La paz sea en esta casa! Y les aseguro que la paz de Dios bajará sobre ellos si hay quien la acoja. En la casa y en la ciudad en que entren, coman lo que les ofrezcan, pues todo trabajador merece su jornal”.

 

Esto es,

- Ustedes no son ángeles, sino hombres que necesitan de las cosas de la vida. Si trabajan por el Evangelio, es justo que vivan también de su trabajo por el Evangelio.

Ante los posibles fracasos, Jesús les tranquiliza:

 

- “si no les reciben en una casa o en una ciudad, márchense de allí. Un día caerá a estos el castigo. Lo importante es el trabajo. El re­sultado no depende de Uds. Dejen eso en las manos de Dios…”

 

Y después de aquella primera misión de los discípulos, los enviados volvieron lo­cos de alegría:

- ¡Mira, Señor, hasta los demonios se nos rendían en tu nombre!

 

Jesús se alegra inmensamente y les dice:

 

- “¡Sí! yo mismo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. Pero, no se alegren solo por esto. Alégrense, sobre todo, porque sus nombres están escritos en el Cielo”.

 

Comentario

 

¿Cuál es la actualidad de este Evangelio?… A nadie se le oculta que el mundo moderno necesita de muchos, pero de muchos evangelizadores. Y así como Jesús no tuvo bastante con los Doce, sino que echó mano muy oportunamente de otros setenta y dos, así hoy la Iglesia no puede lle­gar, con solo los Obispos y Sacerdotes, a toda la inmensidad del campo que hay que evange­lizar, y llama ahora a los laicos.

 

El apostolado seglar, a las órdenes de los Pastores, es ahora indispensable en el trabajo evangelizador de la Iglesia. El laico no puede quedarse con los brazos cruzados o como un simple espectador en la Iglesia. Necesita ponerse a la obra de la construcción del Reino con gran sentido de responsabilidad y entusiasmo.

 

Pero, la decisión de ser trabajador del reino, exige ser consciente de las dificultades y de las exigencias del apostolado. Exige estar preparado para la contrariedad, recordando que los lobos no dejarán en paz a los corderos ni las ovejas. Exige ir con total desprendimiento a realizar esta tarea. No mirando nuestro propio interés, sino los intereses de Jesucristo. Unos acogerán nuestro mensaje y otros lo rechazarán. Nosotros solo nos comprometemos a poner el trabajo; el éxito lo dejamos en las manos de Dios.

 

De una cosa estaremos ciertos: que si trabajamos por el Reino, estaremos llevando la salvación a los demás y, ante todo, a nosotros mismos, ¡Porque Jesús nos garantiza que nuestros nombres están escritos en los cielos! ¡Y qué caligrafía debe utilizar nuestro Señor para trazar con elegancia el nombre de los que así se empeñan en hacer algo por El!…

 

Y el mismo Pablo decía de sus colaboradores de Filipos:

 - “Sus nombres están escritos en el libro de la vida”.

 

Y AHORA VIENE LO MÁS IMPORTANTE

 

Y BIEN AMIGOS, así terminamos nuestro breve comentario a la liturgia de este domingo,

Pero ahora viene el momento más importante: tu encuentro personal con el Señor Jesús.

Te invito, pues, a tomar el texto del evangelio en tus manos: San Lucas, Capítulo 10, versículos del 1 al 9,

Te agradezco muy sinceramente haber estado con nosotros,

Y nos encontramos el próximo domingo en esta misma emisora.

13 Responses to “Comentario al Domingo 14º del Tiempo Ordinario - Ciclo “C””

  1. Liliana Rubio de Lucich says:

    Está muy buena esta página, agradezco a mi párroco el P. Rubén Bellante que siempre nos acerca material edificante y que también nos anima para seguir trabajando en el Reino de Dios. Esta palabra nos ayuda a renovar con más entusiasmo y alegría el compromiso que, como bautizados todos tenemos. Me llena de gozo saber que el Señor con su grandeza me necesita, me llama y quiero decirle ahora como cada mañana en la oración ¡Aquí estoy Señor, tu fiel servidora quiero ser! Hazme humilde y sencilla de corazón, pido ser luz y canal de Gracia para todo aquel que me necesite y en donde Él me envíe, por eso también te pido no perder el ardor misionero y la confianza plena. Muchas bendiciones para todos los que colaboran en esto y que Mamá Maria con su manto protector los proteja y su ternura los guíe.

  2. Maria Romp says:

    Thanks for sharing.
    Happy 4th of July to you……
    Maria Romp
    (919) 210-1449

  3. Cesáreo García del Cerro says:

    Cristo necesita a laicos, también a los sacerdotes, y a los Obispos y al Papa. A todos, porque quiere que todos nos entreguemos al apostolado y a la comunicación del mensaje del Evangelio y de su amor personal a todos los hombres. Y donde quiera que haya un cristiano debe haber un comunicador del amor de Jesús a los hombres y mujeres del mundo entero. La Religión no es un privilegio de unos pocos. Es para todos. Y cada cual en su ambiente tiene que ser consecuente con la fidelidad al Evangelio de Cristo y practicarlo con amor.

  4. Guisella says:

    Querido Padre Javier: La parte mas resaltante de la lectura de hoy es “Les mando como corderos en medio de lobos”. Contiene un significado importante para fortalecernos internamente cada día en nuestra fe y sobre todo no desfallecer en el intento. Buen 4 de julio. Cordiales saludos.

  5. DOMINGO says:

    ESTIMADO PADRE JAVIER SAN MARTÍN:
    DESPUÉS DE HABERLO ESCUCHADO, TENGO ENTENDIDO EL COMPROMISO SOLIDARIO DE PARTICIPAR EN LA MISIÓN DEL PLAN DE SALVACIÓN, PUESTO EN MANOS DE LA IGLESIA POR NSJC; Y QUE IGLESIA SOMOS TODOS LOS QUE TENEMOS LA MISMA PROFESIÓN DE FE, AL RESPECTO Y GRACIAS A DIOS, HE PARTICIPADO Y PARTICIPO DE ESTA MISIÓN DE PROPALAR EL MENSAJE DEL SEÑOR E INCLUSIVE COMO EL SANTO PADRE BENEDICTO XVI, LO RECOMENDÓ EN SU MENSAJE ACERCA DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN, CONTINÚO REALIZÁNDOLO CON UN GRUPO DE AMIGOS, HERMANOS TODOS, EMPLEANDO ESTE MEDIO DEL INTERNET Y LE DIGO DE TODO CORAZÓN QUE LO HACEMOS CON MUCHO GUSTO.
    EN PARTICULAR DEBO MANIFESTARLE QUE ES MUY GRATIFICANTE Y HERMOSO, HACERLO Y MUY ESPECIALMENTE APRECIAR LOS FRUTOS DE LA PALABRA DEL SEÑOR, A QUIEN SIRVO Y SERVIMOS CON AMOR.

  6. EDGARDO BELAUNDE says:

    ESTIMADO Javier:
    Profundamente conmovido por la llamada de Cristo, desde hace mucho tiempo, decidí apoyar a la comunidad a través del Servicio de Salud, ( no se si este apostolado lo estoy llevando adecuadamente en los momentos actuales), teniendo como meta la sanación del cuerpo y en apoyo de mejorar la salud del alma de los pacientes, en cuanto fuese posible, hasta el momento estoy en el camino difícil y muy sacrificado de lo que significa prestar atención de salud, pensando en los demás, sin tomar en cuenta lo desagradable e incómodo que significa atender al enfermos en su curación (que en la generalidad de veces, se presenta en un estado de aspecto calamitoso y muy desagradable físicamente por su mal estado de salud), sin embargo en el compromiso de servir y no ser servido, que muchas veces es muy difícil conciliar; el desempeño del Médico en su actividad es cada vez más complicada por el giro que últimamente es más escandaloso en el negociado de la salud y no en el servicio mismo.
    Duele observar la mala interpretación de la medicina actual, que ya no se hace por el solo hecho de curar, sino por lo que significa el enriquecimiento a costa de la salud de los demás. Todo servicio que se realiza en nombre de Dios, debe ser liberado económicamente tal como lo instituye los principios de Jesucristo. ¿Es posible servir a la salud física y en parte espiritual de los enfermos, si el médico no dispone de ciertos elementos que le apoyan para desempeñar adecuadamente su función?.
    En la actualidad es difícil responder adecuadamente a esta pregunta, y nosotros tampoco nos sentimos totalmente capacitados para dar una respuesta que nos parezca honesta y adecuada. No sé exactamente si con mi actitud estoy dando una respuesta apropiada a la liturgia del presente domingo.
    Recibe un gran abrazo, Edgard.

  7. Maria Ulloa says:

    Muchas gracias padre San Martín por recordarme en sus correos con tan valiosos comentarios del evangelio. Creo que no debemos olvidar que también podemos ser misioneros con la oración y con nuestro humilde estilo de vida como lo fue Sta. Teresita del Niño Jesús, sin salir jamás de su convento. Así es que los que por motivos diferentes (edad, salud, trabajo, etc.,) unirnos físicamente a los que trabajan en los diferentes ambientes como misioneros, podemos siempre colaborar como el Señor nos pide, con nuestras oraciones y ofreciendo lo poco o mucho que podamos de nuestra vida. Que Dios lo bendiga hoy y siempre y que la Virgen Sma. lo acompañe en todos sus proyectos,
    Marielos.

  8. Mariano Sanchez says:

    Padre Javier, gracias por su reflexión y darme ese espíritu de misionero, que tanto necesitamos nosotros los laicos en estos tiempos difíciles. Creo que en cualquier apostolado que el Sr. Jesús nos designe, vamos a encontrar barreras, obstáculos, circunstancias que nos van hacer dudar, solamente hay que recordar nuestra meta es Cristo, y solo Él nos fortalece y pedirle al Espíritu Santo el don de sabiduría para poder detectar los “lobos” y tratarlos con misericordia como Nuestro Señor los hubiera tratado. Pero también existen los “lobitos” en nuestras propias familias que nos critican, nos ponen apodos, lo que hacemos le corresponde a los curas, la batalla esta declarada. Solo le pido Dios y Maria Santísima que me den fuerzas para seguir construyendo el Reino de Dios.

  9. george says:

    Que bueno que nos ayudes, a ver nuestro nombre en el cielo. con la caligrafía de Nuestro Señor …que honor…gracias…saludos g

  10. Teresa says:

    Gracias padre Javier, por enviarnos siempre estos mensajes del evangelio tan llenos de sabiduría, creo que cada uno de nosotros tenemos la obligación como católicos de ser unos apóstoles llenos de valentía para difundir la palabra de mi señor Jesucristo, pero a veces somos muy apáticos y nos apartamos de esta labor cuando aparece alguna dificultad. Siempre le pido a Dios me de la fortaleza y me indique el camino y que el Espíritu Santo me ilumine para poder pregonar su palabra.
    Un abrazo
    Teresa

  11. Ariel Gòmez Echeverry says:

    La iglesia católica tiene que replantear algunas cosas en la forma de creer y no cerrarse, todo en este mundo gira y tenemos que innovar, hasta en la forma de aceptar a Dios, Dios es nuestro padre y el creador de todo lo que existe, pero los católicos también, necesitamos tener nuevos conceptos y avanzar en la realidad que vivimos en este mundo. Debemos evitar muchas cosas pero todo no es malo, de lo malo también se aprende y podemos corregir.

  12. Azucena Cruz says:

    Esta lectura me llego mucho al corazón cuando la escuche el domingo. Escucharlo en casa de nuevo es súper bien ya que uno puede escuchar con atención y repetirlo si es necesario. Es muy cierto que el mundo necesita muchos evangelistas para que aprendan sobre la palabra de Dios. Si es difícil, tengo 24 años y es triste que no muchos de mis amigos se interesan en escuchar la palabra de Dios, pero no me doy por vencida.

  13. Juan Manuel Málaga says:

    Estimado Javier:
    A traves del tiempo, me he ido convenciendo que el apostolado que podemos realizar los laicos y más, que debemos realizar, es fundamentalmente a traves del ejemplo. La prédica tiene que ser con las propias actitudes y palabras. Es un poco, no decir: yo soy cristiano o yo soy católico; si no portarse como tal. Dar testimonio de mi condición, pero no con mis palabras, si no con las propias actitudes y formas de proceder. Es la mejor forma de impactar y de convencer a aquellos que tenemos a nuestro alrededor.
    Es lamentable conocer gente que hace gala de su condición de católico, son de Misa, de comunión. Pero a veces uno se pone a escarbar en su vida familiar o en su vida laboral y dan lástima. En este sentido hay mucha hipocrecía por que no somos veraces, no somos auténticos. El apaostolado seglar debe ser precisamente ser perfectamente auténticos.
    Un fraternal abrazo
    Juan Manuel Málaga

Leave a Reply

Spring Hill College faculty/department/student websites. The Spring Hill College homepage is available at www.shc.edu.

Spring Hill College does not actively monitor the content of this site and claims no responsibility for its content. General information about faculty.shc.edu. The author [ Javier San Martín - jsanmartin, email the site author ] of this web page [ http://faculty.shc.edu/jsanmartin/2010/07/03/%c2%bfsabes-que-jesus-necesita-laicos/ ] is solely responsible for the entirety of the content herein.