ME VOY PERO VOLVERÉ

Lucas 24: 46 al 53

ESTIMADOS AMIGOS:

Bienvenidos una vez más a nuestro encuentro dominical para celebrar juntos el Día del Señor. Hoy, la Iglesia celebra la solemnidad DE LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR A LOS CIELOS.[display_podcast]/>

Esta es una de las fiestas más bellas del año litúrgico. Tiene un no sabemos qué de embrujo, que llena el alma de una dulce nostalgia en medio de un gozo grande. Quisiéramos detener a ese Jesús que se sube por el cielo azul, sujetarlo a la tierra, y decirle:.

¡No te vayas, Señor, por favor!…

Pero, por otra parte, nos quisiéramos nosotros también desprender de la tierra y subirnos con Él hacia las alturas. Y nos brota suspirar como San Ignacio de Loyola:.

¡Ay, qué triste y pobre me parece la tierra cuando contemplo el cielo!…

Todos estos sentimientos se acumulan dentro del corazón cuando leemos la descripción de la última aparición de Jesús a los apóstoles después de resucitado. Habían pasado ya cuarenta días desde la Resurrección. Jesús se les ha ido apareciendo muchas veces a los suyos, acabando con las últimas instrucciones sobre la constitución de la Iglesia. Hoy los reúne de nuevo y los lleva al Monte de los Olivos, lugar de tantos recuerdos y emociones. Y allí les habla con el corazón:

- Yo tenía que sufrir, morir, y resucitar al tercer día. En mi nombre se ha de predicar a todas las gentes, empezando por Jerusalén, la conversión y el perdón de los pecados. Uds. son testigos de todo y Uds. lo van a hacer. Pero no se muevan de la ciudad hasta que sean revestidos con el poder de lo alto, con el Espíritu Santo que les tengo prometido.

En el grupo, además de los Once, estaba María y otras amigas.La última mirada a la Madre debió ser muy especial. Sin palabras, ¡pero se dijeron tantas cosas Madre e Hijo!…Mira también a todos y cada uno. ¡Los quiere tanto!…Y mientras alza las manos para bendecirlos comienza a perderse lentamente en las alturas. La Patria de Jesús está junto al Padre, y al subir, así nos dice también dónde está nuestro destino final.Todos los ojos están clavados en el querido Maestro. Y clavados en Él van a seguir siempre los ojos de la Iglesia, porque no puede separarlos de Jesús.

ascension12-a.jpg

Una nube lo oculta, pero el grupo sigue mirando allá arriba…Hasta que dos ángeles vestidos de blanco les vienen a sacar de su embobamiento:

Pero, benditos galileos, ¿Qué hacen mirando así al cielo? Este Jesús, que así ha subido al cielo, así mismo volverá un día.

¿Pensamos que se quedaron tristes los apóstoles y los amigos? Todo lo contrario. Viendo esa gloria del Señor, y adivinando su entrada triunfal en el Cielo, volvieron a Jerusalén inundados de alegría, locos de felicidad por la victoria del Maestro amigo. Y mientras se van recuerdan las palabras que Él les dijo en la última cena:-

Me voy, pero volveré. Se llenarán Uds. de alegría, y esa alegría es de Uds. y nadie se la podrá arrebatar.

Podemos imaginar que estos eran los sentimientos de los apóstoles y discípulos aquel día. Y éstos son los sentimientos que hoy también nos llenan a nosotros mientras caminamos por el mundo. Los Ángeles nos han invitado a volver nuestra mirada a la tierra. Y con esto, nos han dicho que, mientras contemplamos la gloria del Señor y suspiramos por ella, debemos ir realizando en el mundo el plan de la salvación. Miramos al Cielo porque soñamos en unirnos con el Señor, porque allí está nuestro destino final. Pero, al mismo tiempo, miramos la tierra porque aún nos queda una gran misión que cumplir.

Aquí esta nuestro trabajo para establecer o consolidar el Reino de Dios, tarea que Jesucristo nos encomienda a cada uno de nosotros, si es que nos disponemos a ser sus colaboradores. Debemos trabajar, discernir la voluntad de Dios sobre nuestras vidas, llevar con valentía nuestra cruz, buscar los signos de los tiempos para nuestra sociedad.

El apóstol San Pablo nos lo dice con su energía de siempre, y la Iglesia nos lo ha recordado repetidas veces en este tiempo pascual:

- Si Uds. han resucitado con Cristo, busquen las cosas de allíarriba, no las de la tierra. Porque están ya muertos al mundo, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.

Oración:

Si el suspirar por el Cielo es propio de almas grandes, ¡Señor Jesús! yo no me cansaré de mirar cada día a las alturas, a donde Tú vives y reinas, y en donde me estás esperando. ¡Cuándo llegará el momento! ¡Cuándo podré estar para siempre contigo, Señor Jesús!… Pero mientras llegue este día dame tu gracia para cumplir en la tierra lo que tu haz soñado para mí, que pueda sentir cada día de mi vida la satisfacción de haberte agradado. Señor, ayúdanos para poderte imitar, para que cuando llegue el día de nuestra partida de este mundo, podamos dejar, como tú, una estela de alegría.

Y AHORA VIENE LO MÁS IMPORTANTE…

Y BIEN AMIGOS, así terminamos nuestro breve comentario a la liturgia de este domingo,

Pero ahora viene el momento más importante: tu encuentro personal con el Señor Jesús.Te invito, pues, a tomar el texto del evangelio en tus manos: San Lucas, Capítulo 24, versículos del 46 al 53 y trates de escuchar lo que el Señor Jesús te quiere comunicar a través de él.

Te agradezco muy sinceramente haber estado con nosotros, y nos encontramos el próximo domingo en esta misma emisora.

7 Responses to “Fiesta de la Ascensión del Señor - “C””

  1. Teresita Peña Nadal says:

    Este texto nos pone en contacto con una realidad que a veces ignoramos: Estamos de paso en este mundo y no hacemos lo suficiente para ganarnos ese “sitio final”…
    Bendiciones a todos/as.

  2. Rosa Maria says:

    Me voy pero volvere”
    ¡Wow, wow..!, Hola Padre Javier. Me encantó la reflexión, si se fija, hasta ladré como perrito. Sabe, el mensaje de Jesús al despedirse antes de su ascensión al cielo les inyecto vida, fe, amor, confianza, esperanza. Por eso sus apóstoles entraron en Jerusalén convencidos del regreso de su maestro.
    Yo también estoy convencida que el maestro esta a unos días de regresar acompañado del Espíritu Santo. Se que El en esta ocasión viene para sanarme através del Espíritu Santo.
    Sabe, padre, tengo dos meses con un problemita en mis pechos tengo de nuevo grumos de líquidos en ellos sabe esta vez han sido más dolorosos que la vez anterior. Hoy me duelen un poco más. Pero se que no soy de acá sino de allá, y si mi padre tiene destinada mi partida pues que se haga su voluntad y no la mía. La otra noche me dio un poco de fiebre y escalofríos me sentía tan mal que hasta seme reventaron mis labios en fogonazos. Hasta tuve sueños tipo visiones recuerdo entre el sueño le hablé a Dios y le dije: - vamos Señor estoy lista. Yo se que nadie te ha visto y yo quiero mirarte. Se que quien vea tu rostro no vivirá para contarlo. Sabe padre me quede profundamente dormida y soñé que Él vino a visitarme, Él medía como unos seis pies y me dijo ven a mis brazos bendita de mi padre. Sabe me abrazo como nunca nadie me había abrazado, fue un abrazo con tanta ternura que todavía lo recuerdo y se me eriza la piel de alegría y emoción. Además le diré que mire su rostro, era muy simpático y su color de piel era morena, sus cejas eran gruesas y bien definidas sus rasgos eran muy finos. Le pregunte por qué te han puesto en algunas fotografías como un ser de piel color blanca me dijo porque cada uno tiene la libertad de identificarme como mejor lo desee. También le pregunte por qué dicen que el ser humano que vea tu rostro morirá. Él me contestó no de lo contrario el que no muera a sí mismo es el que se perderá de mirarme. Tu para mirarme tuviste que morir a ti misma. Otra vez le diré que voy a ladrar, Jesús es un ser transformable es por ello que hoy entiendo la transfiguración y la ascensión de Él a los cielos. Todo esto es un misterio muy bonito pero también muy sagrado. Hoy tengo la certeza que el Espíritu Santo vendrá de nuevo a renovar a su pueblo de pecadores. Así que padre le invito a que nos preparemos y creamos en la promesa de que Él regresará. Preparémonos para la llegada del Espíritu Santo que nos llenara de grandes bendiciones y de mas sabiduría. Para que podamos hasta el final sembrar semillas de amor. Reciba un abrazo en el amor del Señor. Con amor conciencia su siempre hija adoptiva Rosa Maria.

  3. Johannie says:

    Qué hermoso es sentir la presencia de Jesús, cuando realmente se la busca con el corazón, pero más hermoso es que através de un silencio pasivo descubrir a Dios. El que realmente tiene fe, siente su presencia y el que lo busca, sabe que recibirá su respuesta. Pero qué triste es saber que hay quienes pasan por su lado através de una imagen y lo ignoran porque ni siquiera le expresan un saludo y mucho menos le dan las gracias por un nuevo amanecer o un lindo atardecer. Ignorando también que con cosas simples te puedes acercar a su amor porque si pides amor, debemos comenzar en dárselo a Él, porque eso es Jesús; puro amor.
    Por eso debemos decirle, ” NO TE VAYAS SEÑOR, POR FAVOR ”
    EL QUE NUNCA LO HAYA BUSCADO NI CONOCIDO, SE PIERDE LO MÁS MARAVILLOSO QUE PUEDAS HACER EN TU VIDA. CUANDO LO DESCUBRAS, NO QUERRÁS NUNCA ALEJARTE DE ÉL. PORQUE LA SEGURIDAD QUE SENTIRÁS NO TIENE COMPARACIÓN ALGUNA. SIMPLEMENTE DÉJATE LLEVAR POR SU ESPÍRITU SANTO Y DESCUBRIRÁS LO QUE JAMÁS TE HAS PODIDO IMAGINAR. PORQUE JESÚS ESTA EN TODAS PARTES, SÍGUELE Y VERAZ !!

  4. P. Luis says:

    Muy bueno el comentario. Espero que nos veamos por lo menos en el Paraíso.
    P. Luis - Argentina

  5. carlitos says:

    No se fue el Jesusito, triunfo, tenía que enseñarnos el último camino de la vida , La Ascensión, porque en el camino de nuestra existencia terrenal de cuarenta, setenta ochenticinco o más años hay que generar los méritos, para ascender, para el gran premio, el mejor, pero es tan difícil, muchas tentaciones, el dinero, el poder, la sensualidad, que fácil es caer, pero es tan grande la bondad de ÉL, que nos ayuda, nos envía la fuerza del Espíritu, hay que recibirlo, no creo que nadie logre el éxito sin esta ayuda, que preferir cinco o doce millones, ser el mejor en equis cosas la que más te guste o la vida Eterna, maravillosa, maravillosa, a lado de lo más hermoso, lo perfecto, Dios y su mirada de amor.

  6. Teresa says:

    Muchas gracias Padre JAVIER, por tan precioso mensaje, me sentí muy conmovida, espero poder seguir junto a mi señor Jesús que cada día mi fe prospere y la de mi familia
    Muchísimas gracias padre JAVIER, por un mensaje tan decidor como el de la ascensión del Señor, espero que cada mi fe y la de mi familia se acreciente cada vez más, para cada caminar al lado de Jesús y que su espíritu nos acompañe siempre, no solo a nosotros sino a toda mi bella Colombia.
    Reciba un abrazo con mucho cariño.
    Teresa.

  7. Juan Manuel Málaga says:

    Estimado Javier:
    Es verdad que uno quisiera irse rapidito al cielo, subir rapidito a la gloria. Pero creo que tenemos que entender, que ese subir al cielo requiere pagar el pasaje. Y el pasaje se paga acá abajo. La forma de pagar el pasaje es cumplir la misión o las misiones que uno recibe para esta vida. Pero cumplir bien. Con verdadera dedicación y honestidad. Debe quedarnos claro, que si no pagamos el pasaje, no subimos.
    Afectuosamente.
    Juan Manuel Málaga

Leave a Reply

Spring Hill College faculty/department/student websites. The Spring Hill College homepage is available at www.shc.edu.

Spring Hill College does not actively monitor the content of this site and claims no responsibility for its content. General information about faculty.shc.edu. The author [ Javier San Martín - jsanmartin, email the site author ] of this web page [ http://faculty.shc.edu/jsanmartin/2010/05/14/me-voy-pero-volvere/ ] is solely responsible for the entirety of the content herein.