¿QUIÉNES ENTIENDEN LOS MISTERIOS DE DIOS?

Juan 14, 23-29

 

ESTIMADOS AMIGOS:  

Bienvenidos una vez más a nuestro encuentro dominical para celebrar juntos el Día del Señor. Hoy, es el SEXTO DOMINGO DE PASCUA del año litúrgico, y la Iglesia ofrece para nuestra reflexión y comentario un pasaje del evangelista San Juan,

“Les he dicho estas cosas durante mi permanencia con ustedes. Pero el intercesor, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, Él les enseñará todo, y les recordará todo lo que Yo les he dicho”  

[display_podcast]

 gente-humilde-a.jpg

En efecto, el Señor Jesús, durante su permanencia con los discípulos, les había ido confiado muchas cosas: ideas, sentimientos, recomendaciones, recuerdos. Cosas todas que Él consideraba indispensables para que la humanidad lograse el objetivo para el que Él había venido: el encuentro del hombre con su Padre Dios. Pero eran tantas cosas que el Señor Jesús había compartido con sus amigos, que no era fácil recordarlas todas y menos ver el profundo significado de cada una. Cada palabra y cada acción dicha y hecha por Jesús era una joya de valor inconmensurable ya que daban al hombre la vida eterna, por lo que era indispensable conservarlas todas y pasarlas en su integridad a las otras generaciones. 

Sin embargo, podemos preguntarnos, los discípulos que oyeron, vieron y siguieron a Jesús, ¿llegaron a comprender el mensaje del Maestro? ¿Descubrieron el sentido real de sus palabras y acciones? Probablemente no. Recordemos cómo ellos, aun estando con Jesús, aspiraban a otros objetivos que no eran los del Señor, como el de ocupar puestos importantes en el Reino que Jesús les predicaba ó el de hacer llover fuego sobre los que no los acogían. Solo Pedro, el amigo cercano del Señor, en una oportunidad manifestó que sí había comprendido y tocado la verdad sobre la identidad de su amigo Jesús, y esto lo pudo hacer por revelación del Padre y no de la carne y sangre. 

Vemos pues que solo las palabras del maestro y su permanencia encarnada no fueron suficientes para que el grupo de amigos que lo vio y escuchó captaran el sentido profundo de sus palabras. Se necesitaba algo o alguien que les ayudase a descubrir el verdadero sentido y profundidad de toda la obra de Jesús. Y ese es el Espíritu Santo. Gracias a Él, el hombre podrá llegar a comprender el sentido último de las palabras y acciones de Jesús, podrá tener acceso a los misterios de Dios anunciados por Él y podrá amarlos y acomodar su vida a ellos. ¡Qué gracia tan inmensa!. El velo del misterio se descorrerá gracias al Espíritu Santo y podremos vislumbrar la maravilla de Dios, lo más grande a lo que el hombre en esta vida puede aspirar.  

Lo más curioso, sin embargo, es que este don del Espíritu Santo que ayudará a comprender los misterios de Dios revelados por el Señor Jesús, estará más presente en unos que en otros. ¿Quiénes son estos? De hecho en la vida diaria veremos que los que lograrán captar y gozar de las cosas de Dios serán los humildes, los sencillos, mientras que los grandes de este mundo, los arrogantes y poderosos, verán sin comprender y oirán sin escuchar. 

Los frutos del Espíritu del Espíritu Santo se podrán, pues, ver en algunos y no en otros. Todo dependerá de la disposición interior de la persona para que sea iluminada con la presencia del Espíritu Santo. Los limpios de corazón podrán ver a Dios, los pequeños y humildes tendrán acceso a la revelación de los secretos de Dios. Y esto tiene una gran importancia para la marcha de la Iglesia, por el peligro de que ciertas personas ocupen puestos importantes. Los llenos de sí mismos, ¿qué cosas de Dios podrán predicar, qué orientaciones podrán brindar? Y por otro lado, qué privilegio para una comunidad cristiana cuando puede contar con personas dispuestas en las cuales actúa el Espíritu Santo, abiertas al misterio y a la revelación de Dios. Ellas sí podrán guiar a la Iglesia, orientar a la comunidad, alentarla y amarla.  

Por eso, en este día, supliquemos al Señor para que nos ayude a disponernos a recibir el gran don del Espíritu Santo que Jesús nos regala. 

Gracias, OH Señor Jesús, por este gran don que nos permitirá descubrir y entender lo que tú nos dejaste, amar tu mensaje y tu persona y aun dar nuestra vida por ti. Haz Señor, que cada día nos dispongamos mejor a recibir este don. 

Y AHORA VIENE LO MÁS IMPORTANTE

Y BIEN AMIGOS, así terminamos nuestro breve comentario a la liturgia de este domingo, Pero ahora viene el momento más importante: tu encuentro personal con el Señor Jesús.Te invito, pues, a tomar el texto del evangelio en tus manos: San Juan, Capítulo 14, versículos del 23 al 29 y trates de escuchar lo que el Señor Jesús te quiere comunicar a través de él.Te agradezco muy sinceramente haber estado con nosotros,y nos encontramos el próximo domingo en esta misma emisora.

5 Responses to “Comentario al Domingo 6º de Pascua - Ciclo “C””

  1. Rosa Maria says:

    ¿Quienes entienden los misterios de Dios?
    ¡WOW! Padre Javier. Me encantó la reflexión. Aunque si le soy sincera me gusta más cuando viene acompañada del audio. Pero también se comprender que hay veces que no se puede. Lo bueno es que acepto las limitaciones y los regalos de mi Padre, con mucha humildad, y sin hacer cuestionamientos a nadie del porque no hay audio. Padre yo creo que la humildad, la fe, y el amor. son el tripié para la práctica de la gratitud que es la virtud que integra a cualquier ser humano. Cuando un ser humano sabe reconocer que la virtud existe en su corazón, la vive en su diario vivir, Aquí el cristiano ya esta preparado para comenzar a comprender los misterios de Dios através del Espíritu Santo!!!
    Yo tengo la firme convicción de que el conocimiento es horizontal, y podemos tomar todo el que queramos no hay limites. Pero la sabiduría es vertical y solo viene de lo alto através del Espíritu de Dios. Por ello debemos practicar la humildad. Una humildad auténtica y no la humildad de la que mucha gente cree que es, como por ejemplo, a la gente pobre económicamente en mi pueblo le llaman humilde. Eso la verdad crea muchísima confusión especialmente en nuestras futuras generaciones porque continuamos fomentando la ignorancia. Además algunos de ellos se encuentran tan llenos de resentimientos que lo pueden transmitir por la mirada y por sus poros y cuando nuestros hijos sienten la mirada o escuchan eso se quedan con la idea de que esa es la humildad. En lo personal comprendo que Jesús cuando eligió a sus apóstoles tomó de toda clase de personas, desde pescadores, cobradores de impuestos, como algunos profesionales. Yo creo que JESÚS comprendía muy bien la sabiduría divina y sabía muy bien que todos sus elegidos contaban con la auténtica humildad, incluyendo a Judas el que lo traicionó, ya que también eso venía designado desde lo alto. Por eso Jesús hablaba con tanta convicción. Jesús solo lo pudo discernir através de la sabiduría divina!!!que venía de lo alto. Bueno Padre seme continua cuidando y que. Dios me lo continúe llenando de esa sabiduría divina para que nos siga alimentando através de la interpretación a la luz del Espíritu Santo.
    Reciba un fuerte abrazo en el amor de Jesús y en el amor incondicional. Con amor conciencia.
    Su hija adoptiva. Rosa Maria… Feliz inicio de semana

  2. Cesareo Garcia del Cerro says:

    Creo que entiende más el Misterio de Dios el que tiene un corazón abierto y limpio, que sabe amar a los demás y tiene como lema en la vida el servir a los demás por amor al Señor. El que es sencillo, amable, bondadoso, alegre, abierto, y tiene su surco abierto para recibir la semilla de la Palabra de Dios, ese es el que tiene un campo más productivo para ser fiel a Dios y a la Iglesia Santa. Y ese sabe unir el dolor y la prueba dolorosa de la Pasión con la Esperanza en la Resurrección y la Vida.

  3. RAMÓN RUIZ says:

    TANTO LOS MISTERIOS COMO LOS CAMINOS DE DIOS NO SE PUEDEN PREDECIR NI ENTENDER, SOLAMENTE A TRAVÉS DEL ESPÍRITU VIVO DE DIOS PODREMOS A TRAVÉS DE NUESTRAS ORACIONES Y FE ENTENDERLAS, EL CAMINO NO ES TAN FÁCIL NI SENCILLO, SOLO TENEMOS QUE PERSEVERAR EN LA ORACIÓN, ACTOS DE PENITENCIA Y EUCARISTÍA PARA PODER SER COMO ÉL.

  4. Vidal Gutierrez Loayza says:

    Gracias Padre Javier: Por este lindo Mensaje que nos da a conocer.
    Padre Javier, yo pienso que sin el ESPÍRITU SANTO, no llegaríamos a entender las buenas cosas, Palabras y Mandamientos que nos dejo Nuestro Hermano JESUCRISTO ya que Nuestro Padre Dios lo envió para hacernos conocer como uno debe actuar para con los demás.
    Gracias, nuevamente Padre Javier.
    Saludos.
    Vidal Gutiérrez

  5. Juan Manuel Málaga says:

    Estimado Javier:
    El versículo 24 lo explica : el que no me ama, no guarda mis palabras. Yo creo que el hombre para entender cualquier cosa, tiene que quererla, tiene que amarla. Si no es inútil; entra por una oreja y sale por la otra. Y más tratandose del mensaje de Dios. Hay que tener afecto, querer algo, para entenderlo, recordarlo y poder aplicarlo. Por eso es importante en nuestra naturaleza, nuestra parte afectiva y emocional. La idea, el concepto solo, no nos sirve; tiene que ir con su carga afectiva y emocional. No dicen que el amor mueve montañas.
    La pedagogia católica es sublime y practiquísima: Qué es lo primero que nos enseñan de niños: hay que amar a Dios, Hay que amar a la Virgen. Hay que amar lo bueno. Sobre esa colchoneta, ya se puede a avanzar con lo demás.
    Afectuosamente.
    Juan Manuel Málaga

Leave a Reply

Spring Hill College faculty/department/student websites. The Spring Hill College homepage is available at www.shc.edu.

Spring Hill College does not actively monitor the content of this site and claims no responsibility for its content. General information about faculty.shc.edu. The author [ Javier San Martín - jsanmartin, email the site author ] of this web page [ http://faculty.shc.edu/jsanmartin/2010/05/08/%c2%bfquienes-entienden-los-misterios-de-dios-c26/ ] is solely responsible for the entirety of the content herein.