La tragedia de Haití, no puede quedarse en una mera información periodística, sino que es necesario escuchar y aprender las útiles e importantes lecciones que ha aportado al mundo y a cada uno de nosotros.

  • 1. “Colaboración de los damnificados”.

Hemos visto la forma devastadora en que la tragedia ha golpeado al pueblo haitiano, y cómo un notable número de países y organizaciones se han hecho presentes con generosas ayudas. Si iluminamos este hecho a la luz del evangelio, podremos descubrir ciertas actitudes que deben rodear estos momentos de angustia y desolación. En proporciones muy diversas, la multiplicación de los panes y las bodas de Cana, presentan también situaciones similares, en la multiplicación de los panes, es la falta de comida, y en Cana, la falta de bebida. Pero lo significativo de ambos pasajes es que la solución milagrosa del problema se produjo gracias a la colaboración de los mismos interesados: en Cana de Galilea aportaron el agua, y en la multiplicación de los panes, algunos panes y peces. Es evidente que en ambos casos la colaboración fue mínima en comparación con la magnitud del milagro, y quizás no necesaria, pero para Jesús fue indispensable para que él realizara el milagro.

haiti_earthquake-a.jpg

.Viendo la situación de Haití a la luz de estos pasajes evangélicos se comprende fácilmente que el pueblo haitiano, sumido ahora en gran pobreza y desolación, no puede quedarse en una actitud meramente pasiva, esperando que los otros países y organizaciones le resuelvan todo el problema, sino que tiene que poner su granito de colaboración, por más mínimo que este sea, pero indispensable para que se produzca el milagro de la transformación de su penosa realidad. De lo contrario, toda la ingente ayuda actual se disolverá como la sal en el agua en cuando pase el furor del problema. Un “Business man” haitiano recientemente decía: -”No sabemos cómo, pero sí vamos a resurgir de las cenizas”. Me gustó su actitud porque expresaba su voluntad de querer ponerse en pie por sus propias fuerzas, contando con la ayuda internacional, lo que en estos momentos refleja la necesaria actitud evangélica para Haití, lección que todos debemos aprender.

  • 2. Lo “Inesperado”.

Un factor importante de la tragedia de Haití fue lo “inesperado”.          ¿Quien iba a predecirla?, ni siquiera el adivino más avezado. “Vino sin avisar y se fue sin despedirse…”, como dice el refrán. Pero esto no impidió al pueblo haitiano para que reconociera la presencia de Dios, a su manera, en esta inesperada tragedia. Cómo ha impresionado ver a este pueblo, reunido en conmovedoras asambleas, para danzar y cantar a Dios suplicándole por los que más sufren en estos momentos de angustia. Significativa lección que Haití ha dado al mundo y que nos invita a nunca olvidar en todos nuestros planes y proyectos futuros la conocida frase, -”Si Dios lo quiere…”, ya que Él siempre quiere hacerse presente en nuestra vida cuotidiana, … pero a su estilo, siempre… “inesperado”

  • 3. Los Cimientos.

Parece que una importante causa de la destrucción de los edificios en Haití, fue la carencia de cimientos. Muchas de las construcciones estaban, podríamos así decir, solo apoyadas sobre el suelo. Por eso, en cuanto vino el terrible remezón, se vinieron abajo. Muchos de los edificios construidos con cimientos sobrevivieron el embate. En el Evangelio de Mateo encontramos una acotación de Jesús que podría ser útil para iluminar este hecho:

Jesús dijo: “Pero dirán del que oye estas palabras mías, y no las pone en práctica: aquí tienen a un tonto que construyó su casa sobre arena. 27 Cayó la lluvia, se desbordaron los ríos, soplaron los vientos y se arrojaron contra esa casa: la casa se derrumbó y todo fue un gran desastre.» (Mt 7, 26-27)

Esta interesante acotación evangélica, que puede ser útil para comprender en algo la masiva destrucción de Haití, se refiere, más bien, al edificio de nuestra vida espiritual. Es decir, si nuestra vida espiritual esta construida sobre arena, sobre el libertinaje y el egoísmo, esta en serio peligro de derrumbarse con cualquier viento o dificultad que venga, ya sea del trabajo, la familia, la sociedad. Pero si está fundada sobre los sólidos cimientos de la práctica de las enseñanzas de Jesús, los problemas de la vida cuotidiana no la derrumbarán. Por eso una importante lección que podemos aprender al ver los ingentes edificios derrumbados en Haití, es la necesidad urgente que tenemos todos de colocar nuestra vida sobre los sólidos cimientos de la palabra de Jesús.

Con un abrazo muy cordial

Javier San Martín S.J.

jsanmartin@shc.edu

http://faculty.shc.edu/jsanmartin/

9 Responses to “Las Lecciones de Haití”

  1. Luis Lombardi says:

    No pensé mucho en la lección: ya que dada la pobreza de esa gente, muchas podrían ser las lecciones que surjan de allí.
    En lo que sí pensé, es en lo que debemos hacer frente a esta tragedia inmensa: SOLIDARIZARNOS, AYUDAR EN LO QUE PODAMOS, REZAR POR LOS VIVOS Y LOS DIFUNTOS, CONCIENTIZARNOS EN QUE EXISTEN MUCHOS PUEBLOS POBRES, EN LA MISERIA COMO HAITÍ, A LOS QUE NO DEBEMOS OLVIDAR; SI ESTÁ EN NUESTRAS POSIBILIDADES, HACER CONOCER A LOS QUE SÓLO PIENSAN EN PASARLA BIEN, LO MAL QUE LO ESTÁ PASANDO EL 80% DE LA HUMANIDAD, y así. Estas tragedias, son más graves de lo que podrían ser, por el olvido en que muchos pueblos viven, olvidados por la humanidad. P. Luis Lombardi.

  2. ROBERTO RODRIGUEZ PORTILLO says:

    LA TRAGEDIA RESULTA MAS QUE INTERESANTE, NO PORQUE MURIERON MILES DE PERSONAS, ESPECIALMENTE NIÑOS QUE NO SABEN NADA DE LO QUE HACEN LOS ADULTOS. ESTE ESCENARIO TRÁGICO HA CREADO UNA POLÉMICA ENTRE RELIGIOSOS. ALGUNOS ASEGURAN QUE EN HAITÍ SE PRACTICA MUCHO EL VUDU Y QUE DIOS DESATO TODA SU FURIA CONTRA ELLOS. YO MÁS PIENSO QUE ALGUNOS RELIGIOSOS HAN QUERIDO SACAR PROVECHO DE ESTA TRAGEDIA Y EN LUGAR DE BRINDARLES LA AYUDA NECESARIA MAS BIEN ORIENTAN EQUIVOCADAMENTE AL PUBLICO. NO SOLO PORQUE ELLOS PRACTICAN EL VUDU LES VAMOS A CONDENAR Y LES DEJAREMOS SOLOS CUANDO MAS NOS NECESITAN. SIN DUDA LO MAS SABIO QUE SE HA DICHO ES PRECISAMENTE QUE LOS CIMIENTOS DE SUS ESTRUCTURAS ESTABAN PEGADAS CON SALIVA Y FUE FÁCIL PARA UN TERREMOTO DE TANTA MAGNITUD DERRIBARLAS. POR EJEMPLO, AQUÍ EN MI PAÍS HONDURAS TUVIMOS UN TERREMOTO IGUAL EL 28 DE MAYO DEL DOS MIL NUEVE Y SOLO BOTÓ DOS PUENTES Y ALGUNAS CASAS SE RAJARON Y MURIERON ALGUNAS PERSONAS, PERO TODOS DECÍAMOS: “TODAVÍA NOS QUIERE DIOS PORQUE CON ESE TERREMOTO NO ESTUVIÉRAMOS CONTANDO EL CUENTO”.SIEMPRE PENSAMOS O HABLAMOS DE DIOS CUANDO NOS PASA UNA DESGRACIA. NO ESCUCHO SI BOTÓ TEMPLOS O SI LA GENTE ESTA ORANDO POR LO QUE PASO, PERO SI EL MUNDO ESTA AYUDÁNDOLES, SIN IMPORTAR, SI SON VUDUISTAS, SINO PORQUE SON SERES HUMANOS.
    LES SALUDA ROBERTO RODRÍGUEZ.

  3. Edith Barber de Valdez says:

    La tragedia en Haití nos hace mil reflexiones como:
    Que maravilloso VER la unión del mundo, unión de los diferentes credos, distintas ideologías, de diversidad de razas, para todos juntos ayudar a los màs pobres y ÒJALA SE HICIERA REALIDAD EL QUE entre todos unidos y JUNTO CON ÈLLOS ayudarlos a eliminar su pobreza.
    Un hecho que me impactó: un niño se acercò a un extranjero y le dijo tengo hambre hoy no he comido y él le contestó yo también tengo hambre y no he comido.
    El niño metió su mano en su pequeño bolsillo y sacó dos moneda Y LE ENTREGÒ UNA DE ÉLLAS PARA QUE SE PUDIERA COMPRAR ALGO. Que nuestro mundo no espere calamidades, para recien despertar.
    Hasta pronto
    Edith

  4. Vicente Ruiz says:

    LA VERDAD QUE LO INESPERADO HA SACUDIDO A HAITI… Y NOSOTROS NOS DETIENE EN LA RUTINA DE LA VIDA PARA VER Y REFLEXIONAR A LA LUZ DEL EVANGELIO NUESTRA VIDAS ….EN PRINCIPIO DAR GRACIAS AL SEÑOR POR LO POCO O MUCHO QUE TENEMOS HOY FRENTE A LA TRISTEZA DE NUESTROS HERMANOS DE HAITI … RECONOCER QUE TODOS LOS SERES HUMANOS TIENEN UN GRADO IMPORTANTE DE SOLIDARIDAD QUE REFLEJA EL AMOR POR LOS HERMANOS Y MAS NECESITADOS COMO NOS MARCA EL EVANGELIO …. Y POR TODO ELLO ES BUENO PONER EL CORAZON EN ORACION PARA QUE ESTA TRISTEZA Y DESOLACION SE TRANSFORME EN ALEGRIA Y ESPERANZA …..VICENTE RUIZ - FORMOSA ARGENTINA

  5. Cesareo Garcia del Cerro says:

    Colaboras tu en la mission de Jesus?
    Hola mi querido Padre Javier, reciba un abrazo en el amor de nuestro buen Jesus.
    Le cuento que estuVe de vacaciones en mi tierra natal! Aqui en esta reflexion, me identifico de una manera muy similar a mi buen Jesus. Sabe estuVe en la celebracion de la misa dominical de esa cominidad de alguna manera se que a donde quiera que vaya tengo la responsabilidad de dar y hacer lo mejor que pueda. despues de la celebracion del levantamiento del nino despues del dia de reyes, se congrego la comunidad para discutir a cerca de la reconstruccion del templo. El sacerdote que esta actualmente al servicio de la pequena comunidad. Ya les habia expuesto sus puntos de vista y como se podia hacer para poder reunir los fondos necesarios para la reconstruccion. La discusion se puso un poquito acalorada y hasta algunos miembros propusieron que se pospusiera la obra por un ano hasta tener los medios suficientes. La verdad en ese mismo instante no se de donde me salio una fuerza un valor inmenso que levante mi mano se me concedio la palabra y que barbaridad padre casi ago anicos a los demas con mi manera de exponer mi manera de pensar y de sentir respecto a ello. Me puse de pie, me presente con mi nombre y apellidos me identifique y les comparti que era originaria del pueblo, les expuse solo estos tres puntos. Les hice saber como yo me sentia cuando entraba al templo les dije asi. Cuando entro al templo y miro hacia arriba siento que estoy entrando a una celda de una prision la pintura esta cayendose a pedazos y da miedo de que hasta quede ciega, la otra es que cuando miro hacia abajo siento la sensacion de estar entrando en un bano publico siento verguenza de reunirme en estas condiciones a celebrar las grandesas de mi Dios. La tercera fue Yo les pregunte, tienen fe? Me replicaron que si fue entonces cuando les dije miren una fe sin obras es una fe muerta! La verdad Yo podria darles todo el dinero nesesario para la obra pero eso no tendria nada de bueno para ellos como comunidad ya que siempre que hubiera una necesidad de esa indole siempre estarian esperando a un buen benefactor y eso de alguna manera los haria sentir menos que los demas. Asi que les propuse una cuota considerable para cada uno y les propuse que yo que solo asistia a una o dos misas por ano les daria lo doble para comenzar a recaudar los fondos. Mire padre el dinero se recaudo en menos de una semana y todos quedaron muy contentos, bueno casi todos los unicos que no quedaron contentos fueron los que no pusieron ni un centavo solo sus criticas y su energia negativa pero esos a donde quiera que una vaya siempre se las encontrara, son ellos realmente el fermento de la tierra. Una tierra…! es una tierra incompleta. Asi que continuemos con la colaboracin y la obra y la mision de Jesus!!!! Seme cuida, no le conteste porque la comunicacion por aquellos rumbos funciona mas por senales de humo que por otros medios pero bueno a donde quiera que una vaya hay que dar lo mejor de una misma. Con amor conciencia su querida hija adoptiva. Rosa Maria

  6. Ana Bélgica Guichardo says:

    Creo que la principal lección que nos deja este fenómeno es que la riqueza está tan concentrada en Haití, y que los países ricos la han fomentado de tal manera, que la gente no tiene opciones. Construyen inapropiadamente, comen con dos dólares al día y a nadie le duele. Lo mismo que han muerto en esta terrible tragedia han estado muriendo de hambre ante nuestros ojos, el horror de cuerpos apilados en calles polvorientas llenas de gente caminando entre escombros y muerte, nos hace simplemente volver la mirada a la tragedia que sufren desde hace muchos años los haitianos, ellos siguen sufriendo, ahora más que nunca, la falta de igualdad entre los seres humanos de América.
    Seguimos reflexionando.

  7. Mariano Sanchez says:

    Me sorprende la generosidad de nuestra gente de todos los estratos sociales, que se desprenden de lo mucho o poco que tienen para compartir con nuestros hermanos Haitianos, en este momento de urgente necesidad, no hay duda somos solidarios todavía. Ruego a Dios que siempre nos de un corazón generoso para compartir con los mas necesitados, y para los oportunistas que se aprovechan de la ayuda recibida para beneficio propio, que DIOS los perdone y tomen lo que no es de ellos, sin importarles los heridos, con hambre, sin ropa, sin techo,..Gracias Padre por prender los focos de alerta. Dios lo bendiga.

  8. Edgard Belaunde says:

    Estimado Javier:
    Es una terrible desgracia lo ocurrido en Haití y es muy difícil entender los designios del Señor, pero no hay que olvidar, que la propia naturaleza por si misma tiene sus propias reglas, que rigen la evolución del planeta, lógicamente sin medir consecuencias. En veces nosotros pobladores de la tierra, hacemos que la naturaleza se defienda de los muchos daños que le causamos y esta puede ser una consecuencia de tales hechos.
    No me parece que se culpe a Dios, por estas catástrofes, no son castigos; pero si nos debe servir de ejemplo para no seguir agrediendo a la naturaleza, que por su parte tomará sus propias decisiones de acuerdo al equilibrio natural que debe reinar en el universo.
    Solamente nos queda unirnos físicamente, para ayudar en lo que humanamente sea posible, para mitigar sus dolores físicos que por lo visto son muy grandes; y espiritualmente por medio de las oraciones que mitigarán sus angustias. Con el ferviente deseo que se recuperen pronto de tan gran desastre.
    Recibe un abrazo Edgard.

  9. Juan Manuel Malaga says:

    Estimado Javier:
    Desde mi punto de vista, el caso de Haití es absolutamente sui generis. No conozco otro similar, ni siquiera parecido. El terremoto solo ha sido el campanazo que ha puesto en evidencia la soberbia y el desprecio de los que tienen mucho, para los que no tienen nada. Pero ¿por que no tienen nada = el pueblo de Haiti = ni material ni espiritualmente?. Esta pregunta la responde la historia y allí tienen que ponerse en fila de reos algunos personajes, individuales unos y colectivos otros. Entre los primeros: Los dos últimos Luises de Francia y Napoleón Bonaparte, entre los segundos: gobiernos de Francia, España, Inglaterra y Estados Unidos.
    Quiero pensar, con mucha ilusión, que esta desgracia ocurrida ahora, haga meditar y modificar actitudes en los reales responsables actuales. Y que en alguna forma, mejore la situación del pueblo Haitiano.
    Un fraternal abrazo
    Juan Manuel Málaga

Leave a Reply

Spring Hill College faculty/department/student websites. The Spring Hill College homepage is available at www.shc.edu.

Spring Hill College does not actively monitor the content of this site and claims no responsibility for its content. General information about faculty.shc.edu. The author [ Javier San Martín - jsanmartin, email the site author ] of this web page [ http://faculty.shc.edu/jsanmartin/2010/01/23/las-lecciones-de-haiti/ ] is solely responsible for the entirety of the content herein.