¿Colaboras tú en la Misión de Jesús?

.

San Lucas 1, 1 al 04 y 4, 14 al 21.

Estimados amigos:Bienvenidos una vez más a nuestro encuentro dominical para celebrar juntos el Día del Señor. Hoy, es el tercer DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO del CICLO C, y la Iglesia nos invita a acompañar al maestro Jesús cuando, después de haber dejado su hogar para dedicarse a predicar el reino de Dios, regresa a Galilea y a su pueblo Nazaret.

[display_podcast]

Ahora, al regresar, su situación era diferente que cuando vivía en su casita con María y colaboraba en el taller de su padre José. Su fama de anunciador de la Buena Nueva se había extendido por toda le región y se oían muchas alabanzas de su predicación. Por eso, la expectativa de su llegada a Nazaret era grande. Todos querían verle, saludarle, escucharle, ya que todos le conocían, le habían visto crecer, ir a la sinagoga, trabajar.

Él no podía ocultar su emoción especial de volver a su tierra, saludar a los suyos, ver a su madre y a tantos amigos… Pero también no dejaba de inquietarle aquel refrán que con tanta frecuencia se cumple: “Nadie es profeta en su propia tierra”. Sin embargo, el Espíritu Santo era quien impulsaba sus pasos, y le daba la fuerza para cumplir esa nueva misión. Le acompañaban todos sus discípulos  y cuando vieron despuntar las primeras casas en el horizonte su alegría fue grande. Inmediatamente se dirigieron a la casa de María quien les esperaba con agua fresca para lavarse y comida caliente. El cariño de la madre no se nubla con la distancia del hijo, sino, al contrario, aumenta. Pero ella que no era persona de discursos ni ceremonias, le expuso inmediatamente su mayor preocupación. -”Hijo, por qué te has ido. Quédate con nosotros”. Pero la respuesta le era también conocida: -”Madre, tu bien sabes, debo ocuparme en las cosas de mi Padre”.

Llegado el sábado, todos, como era costumbre, se dirigieron a la Sinagoga. Allí la comunidad hebrea se alimentaba espiritual y culturalmente leyendo y estudiando los textos de la Escritura Sagrada. Jesús sintió con fuerza que el Espíritu Santo lo impulsaba a dejar una huella indeleble de esta visita develando uno de los secretos sobre su persona. Cuando todos estuvieron reunidos, Jesús se puso en pié y desenrollando el libro sagrado, se detuvo en un texto del profeta Isaías, y con voz clara, aunque no poco emocionada, lo leyó:

El Espíritu del Señor está sobre mí. Él me ha ungido para llevar buenas nuevas a los pobres, para anunciar la libertad a los cautivos, y a los ciegos que pronto van a ver, para despedir libres a los oprimidos y proclamar el año de gracia del Señor.
Jesús entonces enrolló el libro, lo devolvió al ayudante y se sentó, mientras todos los presentes tenían los ojos fijos en Él. Y empezó a decirles: «Hoy se cumplen estas palabras proféticas que acaba de escuchar.»

Vaya emoción que sentía Señor. Era la primera vez que develaba su misión. El Mesías esperado había ya puesto su tienda en medio de su pueblo y la antigua promesa se cumplía en Él. Las puertas de la felicidad, hasta ahora cerradas, se abrían por fin. Cristo venía al mundo para anunciar a los pobres y a los que sufren, que Dios es un Padre, y que enviaba a su propio hijo para construir un mundo nuevo, una nueva era, de paz, de justicia,  deamor y de verdad.

Pero un mensaje de este género puede ser entendido por los que experimentan y viven la pobreza. Jesús, el Hijo de Dios, el Maestro de Nazaret venía precísamente para llenar a los que están vacíos, de sentido, de amor, de orientación. Para anunciar a los pobres la buena noticia de que su necesidad será satisfecha, su hambre de justicia será saciada, sus profundas aspiraciones personales y grupales atendidas.

Pero, ¿Cuándo ocurrirá esto? ¿Cuándo los pobres lograrán la realización de sus aspiraciones profundas? ¿Será en esta vida o en la otra? ¿Esta buena noticia es solo un consuelo para los que ahora sufren prometiéndoles que en la otra vida gozarán? Amigos, la Buena Noticia de que llegaremos a la meta de nuestras aspiraciones más profundas con la fuerza sobrenatural de Cristo es una realidad. Pero para llegar a ella es necesario que nosotros pongamos la mano en el arado, que aremos junto con Cristo los surcos de donde brotará la nueva tierra. Esta nunca llegará si la esperamos sentados pasivamente. Vendrá si son muchos los que se comprometen a poner el hombro para luchar por una situación diferente. Y es a estos, a los que les llega la buena noticia: sus esfuerzos y su lucha no serán en balde, sino que tendrá un resultado positivo porque Dios mismo esta comprometido en la lucha. Por eso amigos, ahora sí que vale la pena soñar en un mundo mejor, porque la victoria esta asegurada en Cristo. Lograremos poseer a Dios y hacer un mundo según su corazón.

Y AHORA VIENE LO MÁS IMPORTANTE

Y BIEN AMIGOS, así terminamos nuestra reflexión dominical. Pero ahora viene lo más importante: tu encuentro personal con el Señor Jesús.

Toma pues, el Evangelio en tus manos y escucha lo que el Señor, a través de él, te quiere comunicar: San Lucas, Capítulo 1, versículos del 1 al 04 y capítulo 4 versos del 14 al 21.

El Padre Javier San Martín agradece muy sinceramente tu presencia,

y se despide hasta el próximo domingo en esta misma emisora.

12 Responses to “Comentario al Tercer Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo “C””

  1. P. Antonio Hernández, S.J. says:

    p>Estimado Javier: Después de varias semanas de ausencia, estuve en Huancayo dirigiendo unos Ejercicios Espirituales a la CONFER de esa región, me inspiró mucho tus comentarios al evangelio de este 3er. domingo del tiempo ordinario. A diferencia de Marcos, Mateo y Juan, Lucas nos presenta a Jesús dando inicio de su ministerio en Galilea, más concretamente, en Nazaret, la pequeña ciudad que le había visto crecer y hacerse hombre. El ministerio del Reino no lo comienza en el centro del poder religioso y políticos de los judíos, Jerusalén (Judea), sino en la periferia, desde los más pobres, excluidos y sin esperanza. Jesús, en la sinagoga de Nazaret no anuncia una nueva religión, no purifica el antiguo culto, sino que, ayudado del profeta Isaías, anuncia la liberación que viene a dar en nombre de su Padre a todos los que estaban esclavizados, agobiados, enfermos, en tinieblas. Hoy, dice, se cumple esta palabra. Y nosotros, como Iglesia, podemos decir que esa palabra también se cumple en todos nosotros y en nuestras iglesias. En la medida en que nos dejemos tocar el corazón por su palabra y su amor, en esa medida también nos consideraremos incluidos y beneficiados por esa palabra liberadora. Que el Señor Jesús nos de siempre la capacidad de dejarnos sorprender por su palabra y por su amor que todo lo purifica y cambia. Sigamos rezando por nuestros hermanos haitianos, por sus difuntos, por sus huérfanos, por sus enfermos, y por todos los que han perdido. Que nuestras ayudas les devuelva algo de esperanza, pero que no se queda en medio del camino ni las burocracias nacionales e internacionales sean estorbo.

  2. Edith Barber de Valdez says:

    Amigo Javier:
    Mil gracias por tus reflexiones, gracias a ellas, cada vez que escucho la Palabra del Señor, me pregunto lo que el Señor me quiere decir en la situación concreta que estoy viviendo.
    En la misiòn que Cristo me pide como esposa, hija, madre, hermana, amiga, vecina, catòlica lucho por esforzarme cada dìa. Tengo mis altos y bajos, pero lucho en hacerlo bien y seguir adelante.
    Tú sabes que en estos momentos estamos viviendo momentos especialmentes difìciles, como es ver sufrir a alguien que amas intensamente. Pero me permite pensar que si hoy tengo mil motivos para llorar, también debo pensar que tengo mil motivos para ser feliz. Un abrazo y bendiciones para tí.
    Edith

  3. Rosa Maria says:

    Colaboras tu en la mission de Jesus?
    Hola mi querido Padre Javier, reciba un abrazo en el amor de nuestro buen Jesus.
    Le cuento que estuVe de vacaciones en mi tierra natal! Aqui en esta reflexion, me identifico de una manera muy similar a mi buen Jesus. Sabe estuVe en la celebracion de la misa dominical de esa cominidad de alguna manera se que a donde quiera que vaya tengo la responsabilidad de dar y hacer lo mejor que pueda. despues de la celebracion del levantamiento del nino despues del dia de reyes, se congrego la comunidad para discutir a cerca de la reconstruccion del templo. El sacerdote que esta actualmente al servicio de la pequena comunidad. Ya les habia expuesto sus puntos de vista y como se podia hacer para poder reunir los fondos necesarios para la reconstruccion. La discusion se puso un poquito acalorada y hasta algunos miembros propusieron que se pospusiera la obra por un ano hasta tener los medios suficientes. La verdad en ese mismo instante no se de donde me salio una fuerza un valor inmenso que levante mi mano se me concedio la palabra y que barbaridad padre casi ago anicos a los demas con mi manera de exponer mi manera de pensar y de sentir respecto a ello. Me puse de pie, me presente con mi nombre y apellidos me identifique y les comparti que era originaria del pueblo, les expuse solo estos tres puntos. Les hice saber como yo me sentia cuando entraba al templo les dije asi. Cuando entro al templo y miro hacia arriba siento que estoy entrando a una celda de una prision la pintura esta cayendose a pedazos y da miedo de que hasta quede ciega, la otra es que cuando miro hacia abajo siento la sensacion de estar entrando en un bano publico siento verguenza de reunirme en estas condiciones a celebrar las grandesas de mi Dios. La tercera fue Yo les pregunte, tienen fe? Me replicaron que si fue entonces cuando les dije miren una fe sin obras es una fe muerta! La verdad Yo podria darles todo el dinero nesesario para la obra pero eso no tendria nada de bueno para ellos como comunidad ya que siempre que hubiera una necesidad de esa indole siempre estarian esperando a un buen benefactor y eso de alguna manera los haria sentir menos que los demas. Asi que les propuse una cuota considerable para cada uno y les propuse que yo que solo asistia a una o dos misas por ano les daria lo doble para comenzar a recaudar los fondos. Mire padre el dinero se recaudo en menos de una semana y todos quedaron muy contentos, bueno casi todos los unicos que no quedaron contentos fueron los que no pusieron ni un centavo solo sus criticas y su energia negativa pero esos a donde quiera que una vaya siempre se las encontrara, son ellos realmente el fermento de la tierra. Una tierra…! es una tierra incompleta. Asi que continuemos con la colaboracin y la obra y la mision de Jesus!!!! Seme cuida, no le conteste porque la comunicacion por aquellos rumbos funciona mas por senales de humo que por otros medios pero bueno a donde quiera que una vaya hay que dar lo mejor de una misma. Con amor conciencia su querida hija adoptiva. Rosa Maria

  4. Cesareo Garcia del Cerro says:

    Colaboras tu en la mission de Jesus?
    Hola mi querido Padre Javier, reciba un abrazo en el amor de nuestro buen Jesus.
    Le cuento que estuVe de vacaciones en mi tierra natal! Aqui en esta reflexion, me identifico de una manera muy similar a mi buen Jesus. Sabe estuVe en la celebracion de la misa dominical de esa cominidad de alguna manera se que a donde quiera que vaya tengo la responsabilidad de dar y hacer lo mejor que pueda. despues de la celebracion del levantamiento del nino despues del dia de reyes, se congrego la comunidad para discutir a cerca de la reconstruccion del templo. El sacerdote que esta actualmente al servicio de la pequena comunidad. Ya les habia expuesto sus puntos de vista y como se podia hacer para poder reunir los fondos necesarios para la reconstruccion. La discusion se puso un poquito acalorada y hasta algunos miembros propusieron que se pospusiera la obra por un ano hasta tener los medios suficientes. La verdad en ese mismo instante no se de donde me salio una fuerza un valor inmenso que levante mi mano se me concedio la palabra y que barbaridad padre casi ago anicos a los demas con mi manera de exponer mi manera de pensar y de sentir respecto a ello. Me puse de pie, me presente con mi nombre y apellidos me identifique y les comparti que era originaria del pueblo, les expuse solo estos tres puntos. Les hice saber como yo me sentia cuando entraba al templo les dije asi. Cuando entro al templo y miro hacia arriba siento que estoy entrando a una celda de una prision la pintura esta cayendose a pedazos y da miedo de que hasta quede ciega, la otra es que cuando miro hacia abajo siento la sensacion de estar entrando en un bano publico siento verguenza de reunirme en estas condiciones a celebrar las grandesas de mi Dios. La tercera fue Yo les pregunte, tienen fe? Me replicaron que si fue entonces cuando les dije miren una fe sin obras es una fe muerta! La verdad Yo podria darles todo el dinero nesesario para la obra pero eso no tendria nada de bueno para ellos como comunidad ya que siempre que hubiera una necesidad de esa indole siempre estarian esperando a un buen benefactor y eso de alguna manera los haria sentir menos que los demas. Asi que les propuse una cuota considerable para cada uno y les propuse que yo que solo asistia a una o dos misas por ano les daria lo doble para comenzar a recaudar los fondos. Mire padre el dinero se recaudo en menos de una semana y todos quedaron muy contentos, bueno casi todos los unicos que no quedaron contentos fueron los que no pusieron ni un centavo solo sus criticas y su energia negativa pero esos a donde quiera que una vaya siempre se las encontrara, son ellos realmente el fermento de la tierra. Una tierra…! es una tierra incompleta. Asi que continuemos con la colaboracin y la obra y la mision de Jesus!!!! Seme cuida, no le conteste porque la comunicacion por aquellos rumbos funciona mas por senales de humo que por otros medios pero bueno a donde quiera que una vaya hay que dar lo mejor de una misma. Con amor conciencia su querida hija adoptiva. Rosa Maria

  5. margoth says:

    Que el todopoderoso derrame bendiciones y cada día el espíritu santo te ilumine para llevar a palabra de Dios a todos nuestros hermanos. Gracias .Margoth

  6. HERMANN ZIMMERMANN says:

    Colaboras tú en la misión de Jesús? Dice el viejo refrán nadie es profeta en su propia tierra. Antes que todo darle gracias al Señor por tener un gran amigo sacerdote como lo eres tú, Javier y que el Señor te guarde y te proteja siempre en tu ministerio y misión de Hombre de Dios que lo desarrollas con tanto amor y dedicación. Recuerdo mucho ese amor tan sublime por nuestra madre María que me dejó marcado cuando empezabas tu trabajo diario en la Radio en el Vaticano, siempre te encomendabas a ella y que estoy seguro que lo sigues haciendo con el mismo fervor de siempre. Acabo de salir de una operación de mi pierna izquierda producto de un tejido que tenia de nacimiento en la rotula que se unía al hueso y eso comprometía meniscos y ligamentos pero gracias a Dios ya estoy caminando mejor que nunca y estoy listo para retomar las misiones por el norte del Perú ya que en Lima nunca fui profeta, jajajajaj. Entonces hagamos un canje tu oras por mí y yo oro siempre por ti, así sabremos cuanto colaboramos en la misión de Jesús. Dios te bendiga!

  7. Nancy Mariscal says:

    Estimado Padre Javier , doy gracias a Dios por su vida y su carisma, la reflexión del domingo me aclara mucho ese sentido de ser imitadores de Jesús, donde uno esté, tener la capacidad de ser merecedores de las gracias que recibimos en cada momento.
    En cuanto al desastre de Haití, realmente, uno se estremece al ver en los medios de comunicación, pero al mismo tiempo me pongo a pensar que Dios tendrá un proyecto para ese país tan sufrido quizá sea el comienzo de un nuevo amanecer, sabemos que todo lo que permite el Eterno Padre es siempre para bien, ¿verdad?
    Reciba un saludo afectuoso. Nancy

  8. Guisella says:

    La Buena Nueva siempre llega a nuestras vidas, en momentos diversos y en edades diversas, el amor de Dios, de la Virgen María y de Jesucristo siempre se manifiestan en su plenitud! Saludos

  9. Mariano Sanchez says:

    Gracias Padre Javier por su oportuna reflexión, si creo que colaboro en la misión de Jesús, como ministro extraordinario de la comunión, me doy cuenta la gran necesidad que hay en el Scripps Mercy Hospital de Chula Vista, cuando llevo la Comunión a nuestros hermanos emfermos, algunos sin tener una visita de sus propios familiares, otros simplemente para ser escuchados, la verdad es un cuadro triste, todos reaccionan diferente, pero lo mas importante que he sido testigo, del poder sanador que Jesús Eucaristía, sigue haciendo con todos los que lo reciben de corazón……Un abrazo fraterno.

  10. Edgard Belaunde says:

    Estimado Javier:
    Es muy bueno participar en la obra de Dios, con entrega, responsabilidad y dedicación según las actividades de cada quien. El problema está en cumplir además con los mandamientos de Dios y de la Iglesia, en la medida que sea conveniente en el tiempo y la necesidad de los grupos humanos que se desea servir, mientras nos encontremos en el mundo terrenal.
    El ejemplo fortalece nuestras palabras y nos presenta como mediadores, para cumplir y hacer cumplir los designios del señor nuestro Dios.
    Para ninguno de nosotros es fácil la entrega total y en veces parcial de nuestras actividades en la colaboración de la misión de Jesús; pero si dedicamos cada actividad en servirlo de su obra, habremos colaborado en algo para que se puedan cumplir sus fines. Al final seremos juzgados y evaluados según la entrega de amor que hayamos puesto en cada momento de nuestras vidas en provecho de nuestros semejantes.
    Recibe un gran abrazo Edgard.

  11. Leslie says:

    Hola Padre:
    Como siempre, es tan lindo leer sus reflexiones, como escuchar la palabra de Dios, en este tema de reflexion siempre pienso que no es suficiente, siempre siento que recibo tanto, y hasta un poco desagradecida digo que son muchas las bendiciones, siempre intento hacer el bien, agradecer por cada grano de arena, conversar con las personas acerca de las bendiciones de cada dia, defender a Dios por sobretodas las cosas, pero en cada oracion, me doy cuenta de que no es suficiente, de que pude haber hecho otra cosa, o decir algo mas, o no criticar, o mirar feo a alguien o cosas asi, siento que no colaboro al 100% con la mision de Jesus, me gustaria hacer mas, pero me quedo siempre con la conviccion de que no soy capaz de hacer las cosas como El merece que se hagan. Espero llegar algun dia a sentirme bien con el trabajo que hice tal dia por El, con seguir sus pasos, sus mandamientos como corresponde, en eso trabajo a diario y espero de corazon que mis hijos sean personas de bien, hasta ahora me siento feliz por el pregreso con ellos.
    Gracias padre!!!

  12. Juan Manuel Malaga says:

    Estimado Javier:
    Yo creo que el Evangelio nos esta señalando muy bien, como es que debemos colaborar en la obra de Cristo. o hay que hacer grandes proezas. Esta bien ejemplificado en el Evangelio. Cada cual debe hacer, lo que le toca, bien hecho, con sana intención, con desprendimiento y sin vanidad. Si todos actuáramos así siempre, la Obra avanzaría mucho mas rápida y eficientemente y todos nos beneficiaríamos. Debemos hacer un esfuerzo para autoconcientizarnos al respecto y cumplir este propósito tan importante.
    Un fraternal abrazo
    Juan Manuel Málaga

Leave a Reply

Spring Hill College faculty/department/student websites. The Spring Hill College homepage is available at www.shc.edu.

Spring Hill College does not actively monitor the content of this site and claims no responsibility for its content. General information about faculty.shc.edu. The author [ Javier San Martín - jsanmartin, email the site author ] of this web page [ http://faculty.shc.edu/jsanmartin/2010/01/23/%c2%bfcolaboras-tu-en-la-mision-de-jesus-c09/ ] is solely responsible for the entirety of the content herein.