¿Un Jesús pobre, lleno de majestad?

San Marcos 13, 24 al 32,

Bienvenidos una vez más a nuestro encuentro dominical para celebrar juntos el Día del Señor. Hoy es el TRIGÉSIMO TERCER DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO, penúltimo domingo del año litúrgico, y la Iglesia presenta para nuestra reflexión y comentario un pasaje del evangelista San Marcos:

“Entonces verán al Hijo del Hombre venir sobre las nubes con gran poder y majestad; Aprendan lo que les enseña la higuera: cuando las ramas se ponen tiernas y brotan las yemas, saben que la primavera esta cerca; pues cuando vean suceder esto, sepan que Él esta cerca, a la puerta. El día y la hora nadie lo sabe, ni los ángeles del cielo, ni el Hijo, solo el Padre”

 Este solemne pasaje habla de aquel momento futuro en el que el Señor Jesús vendrá nuevamente, pero ya no como un niño indefenso en el pesebre de un establo como la primera vez, sino ahora con gran poder y majestad. Ya no vendrá como un desconocido, ignorado y rechazado, sino, al contrario, en medio de la admiración y temblor de la humanidad.

Y ¿por qué así? ¿No fue precisamente lo más atractivo de la primera venida de Jesús, su humildad, su sentido de pueblo, su poca notoriedad? ¿Por qué ahora quiere volver con esta nueva faceta de poder y majestad que no la habíamos visto antes? Nos preocupa saber con qué finalidad lo hace? Ciertamente que Jesús, el Hijo de Dios, tiene la plenitud de la gloria, del poder, de la majestad. No hay ser humano, por más poderoso que sea, que pueda en esto compararse con Jesús. Pero, ¿por qué en su primera visita a los hombres ocultaba estas prerrogativas, y ahora en su segunda visita, las quiere manifestar? 

Para poder comprender esta diversa manifestación de Jesucristo hay que recordar, estimados oyentes, que la creación entera esta en un proceso continuo de evolución. Dios ha puesto en la creación una dinámica interna con la que día a día, época a época, va caminando sin detenerse hacia ese fin ya previsto por Dios. Y la segunda venida de Cristo en gloria y majestad marcará la culminación de este proceso de evolución y desarrollo.

Pero hasta que esto ocurra, en el camino se van teniendo diversas vicisitudes con respecto a la manifestación de Dios a los hombres. En algunos momentos, la imagen de Dios parece que se desdibuja o no existe. En el transcurso de la historia hemos visto aparecer cuántos líderes y personajes que han brillado con luz tan excepcional que hasta pareciera que lograban ocultar toda otra luz aun la divina. El mismo hecho de la primera venida del Señor envuelta en un ambiente de humildad puede dar pie para pensar que su presencia será siempre oculta, desapercibida y aun despreciada.

Pero esto no es así. En plan eterno de Dios esta prevista una manifestación total de Cristo, con todo su gran poder, gloria y majestad, en el día y hora que nadie sabe sino el Padre. Recordemos en la vida de Jesús cuando María le pidió que hiciera un milagro en las bodas de Caná pero Él le contestó: “Mujer, mi hora aún no ha llegado”. Pero llegará. El plan de salvación de la humanidad, pues, va pasando por diversas etapas. Estamos caminando en un proceso evolutivo, lleno de oscuridades e incógnitas. Durante todo este proceso Dios esta ciertamente presente pero reconocible solo a los que tienen un espíritu de bienaventuranzas que les permite reconocer el misterio de Dios caminando paso a paso en la vida diaria.

Pero ciertamente, no es fácil en esta etapa descubrir su presencia a través de los signos que lo manifiestan: un humilde pan sin levadura en la eucaristía, un pobre, un enfermo, uno que llora y sufre, un perseguido por la justicia. La naturaleza misma y su belleza manifiestan la presencia pero de manera velada y para los que logran descubrirla. Pero Dios ha querido escoger explícitamente este camino desapercibido. Dios esta ahora en medio de nosotros como si no estuviera, y por eso cuantos hay que al no ver su poder, su gloria, su majestad, simplemente dicen: Dios no esta, no existe.

Pero el desarrollo y evolución de la humanidad no se detiene. El plan de Dios continúa día a día y nos vamos acercando a esa meta final, en la que veremos la manifestación de Dios con todo su poder, gloria, y majestad, rasgos que Él quiere ocultar hasta que la creación alcance las metas de su dinamismo interno, y se pueda ver en ella las características propias del reino de Dios: paz, justicia, amor y verdad. Solo entonces, cuando todo el proyecto divino se haya cumplido, veremos a Jesús como es, con toda su fuerza, gloria y majestad que ha tenido desde la eternidad.

Señor Jesús, comprendemos ahora lo que tú pretendes en el evangelio de hoy: quieres que miremos a esa meta a la que nos dirigimos para que no perdamos el sentido del camino. Que los espejismos no vayan a hacernos cambiar de rumbo en busca de otras metas. El que te presentaras en tu primera venida en forma humilde, sin poder ni majestad, nos hace el susurro de tu presencia en nuestra vida cotidiana. Pero la visión del futuro, cuando te manifestarás con gran poder y majestad, lejos de producirnos temor, nos debe acompañar siempre para que así lleguemos algún día a la plena realización de nuestras vidas.

AHORA VIENE LO MÁS IMPORTANTE

Y bien, amigos, así terminamos esta breve reflexión dominical.

Pero ahora viene el momento más importante: tu encuentro personal con el Señor Jesús.

Toma, pues, el texto del evangelio en tus manos, San Marcos, capítulo 13, versículos del 24 al 32, y trata de sentir lo que el Señor te quiere comunicar.

El Padre Javier San Martín, agradece muy sinceramente tu presencia,

Y me despedido hasta el próximo domingo en esta misma emisora.

18 Responses to “Comentario al Domingo 33° del Tiempo Ordinario - “B””

  1. elizabeth says:

    Grazie Padre por sus palabras de conforto y sobretodo escrito con tanto Amor para poder comprender el dolor, la angustia el saber perdonar y lo mas importante hacer siempre el Bien.

  2. Guisella says:

    p>Bello mensaje del evangelio para el día de hoy, es importante mirar con alegría y esperanza nuestras metas futuras y tener mucha fe y amor en Dios.

  3. BETEL says:

    El encuentro personal con Jesús, se agranda en el desprendimiento y la humildad, que debemos vivir cada día, cuando más andamos… más lo vemos. Ese camino es fácil, si reconocemos que ÉL es el Rey de la Gloria, la Resurrección y la Vida y como Él es el CAMINO, hacia Él vamos. Deo Gratias >

  4. Francisco de la Aldea, SJ says:

    P. Javier:
    Me ha parecido muy sugerente tu predicación al mostrarnos a ese Cristo que se nos presenta tan pobre, humilde, cariñoso y cercano y al mismo tiempo es tan grande y poderoso-
    Gracias
    P. Paco

  5. George says:

    El Tiempo pasa, las persecuciones mueren Solo Dios permanece” ¿Te acuerdas? Esta inscripción esta en la Iglesia de la Pampilla, camino al cementerio de la Apacheta (Arequipa) …Siempre me acompaña…pero es muy necesario que pidas en cada una de Tus misas por nosotros para que lleguemos a la plena realización de nuestras vidas, gracias. George

  6. Ernesto says:

    Padre Javier, gracias por entregarme la PALABRA que no pasa, porque Dios es fiel. El vacío de nuestra generación está en que no la tienen porque muchos no la conocen. Soy testigo de la acción de la PALABRA que es Cristo, y de la acción Maternal de la Iglesia al entregármela en la Liturgia Dominical y de muchas otra formas. La he visto cumplida en mi familia, el Señor me ha asistido en momentos realmente difíciles y hoy estoy alegre.
    Aquel “Protégeme Dios mío que me refugio en ti” súplica que Jesucristo hizo en su pasión por mi, se ha hecho real. He sentido su protección en medio de tantas propuestas que la sociedad contemporánea nos ofrece. Dios es fiel, su amor arropa a los pecadores, anima a los justos, y hace valientes a los testigos que lo anuncia.
    Ernesto B.

  7. Maria Colon says:

    Muy bonito este mensaje para reflexionar y el Evangelio con un buen mensaje.
    Gracias Padrecito

  8. Diego Alberto Uribe Castrillon says:

    Mil gracias.
    se ve que en la Iglesia actúa el mismo espíritu, porque de algo semejante he pudo hablar en estos días, pensando en la liturgia de hoy.

    Un cordial saludo.

    P. Diego Alberto Uribe Castrillón.

  9. juan luis says:

    Javier:

    Gracias por el envío. No siempre lo leo (porque muy escasamente tengo ocasión de celebrar la Eucaristía con pueblo, y por lo tanto predicar los textos de ese domingo), pero valoro tu mensaje, y te ruego que lo sigas enviando. De paso te comunico …. Así que es posible que en un futuro no lejano vivamos en el mismo continente. Un abrazo. Alberto.

  10. P. Fausto Leonardo says:

    Gracias, P. Javier.
    Leí muy a gusto la reflexión.
    Suelo leer las de BETANIA, que son varios autores, un jesuita entre ellos.
    Pero si me envías la tuya, también la leeré con especial atención.

    Deseo que estés bien. Que pases un feliz Día del Señor.

    P. Fausto Leonardo, c.m.

  11. Juan Luis Lazarte, sj says:

    Querido Javier:
    Muchas gracias por enviarme los puntos mas precisos del Evangelio leído y meditado hoy.
    Es un regalo y privilegio alentador de Jesús a nosotros con Su Palabra.
    Poder compartir este tesoro crece en nosotros y mas aun en los que lo reciben y lo viven.
    Me alegro mucho el leerlo. Unidos en el mismo Maestro y animados cada día,
    Juan Luis sj

  12. Maria Romp says:

    Hello Fr.

    Thank you for sharing this…..

    Have a BLESS DAY
    mARIA

  13. José Armando Jaramillo says:

    Gracias padre por su mensaje. Que bueno prepararnos para la venida de nuestro salvador JESÚS. Dios lo bendiga.

  14. Tony Battaglia says:

    Si, Padre, se halla en las escrituras de este Domingo, referencias a la gloria del Señor, el mismo Jesús pobre que sus discípulos conocieron. Maravillosa, verdad?

    Un abrazo fuerte, Tony Battaglia

  15. ELIANA CHAVES AGUILERA says:

    En este momento de mi vida por el cual estoy pasando, por un momento muy difícil en mi trabajo debido a la influencia negativa de una compañera, quiero pedirle al Señor que me ilumine para actuar de la forma más conveniente ya que deseo salir de esta situación sin perjuicio y ojala se ejerza justicia….Dios, bendíceme y esclarece mi mente para actuar con inteligencia, además aleja de mi lado las personas que me quieren hacer daño….bendice mi trabajo ya que lo quiero y lo necesito.

  16. teresa muñoz giraldo says:

    Qué alegría me da cuando abro mi correo y me encuentro con el Evangelio. Que el Espíritu Santo lo siga iluminando para enviarnos siempre este bello mensaje. Siento que cada día esta más cerca la venida del Señor y que debemos estar preparados con mucho amor, perdón, caridad y conversión.
    Que Dios lo bendiga y reciba un abrazo afectuoso

  17. Edgard Belaunde says:

    Estimado Javier:
    En su primera venida Jesucristo, pese a su humildad y a la pobreza de su presentación, demostró con su conducta que era suficientemente poderoso como para poder perdonar a todos y cada uno de los arrepentidos por sus pecados; como comprenderás somos toda la humanidad sin excepciones.
    Para su segunda venida evidentemente este poder de bondad inicial se tornará en justicia y orden que en último término es lo que Él creó y quiso para todos los hombres, con el premio de gozar de la eternidad.
    Muy a nuestro pesar el ser justo (justicia) exige que el juez sea ciego, sordo y mudo, por lo que es necesario el poder corregir y arrepentirse de nuestros pecados a su debido tiempo-
    Recibe un abrazo de EDGARD

  18. Juan M. Màlaga says:

    Estimado Javier:
    Creo que puedo centrar mi apreciación sobre la lectura y tú comentario así: Me resulta muy ingenuo pensar que la imagen o figura de Dios en la primera venida de Cristo, demuestre un Dios, benigno, afectuoso, perdonador. La figura o imagen es así, pero eso no da pie a imaginar que Dios, sea así. Hay que interpretar las cosas humana y racionalmente. En el otro extremo, tampoco veo razonable imaginar un Dios justiciero, implacable, condenador. También hay que interpretar razonablemente, esa imagen.
    Dios es Dios. Creo que fue Voltaire el que dijo:” Contemplar el cosmos me tiene anonadado. Ese inmenso reloj tan complicado y tan exacto. Tiene que tener un relojero”. Bueno el relojero está ahí o mejor dicho esta toda la eternidad. Y con El, las reglas dadas a los seres que tienen razón, conciencia y libre albedrío. ¿No será que aquello que podemos llamar justicia divina, sea el resultado permanente y continuado, de acuerdo a lo que cada uno hace con su razón, su conciencia y su libre albedrío? Entonces, no hay que esperar la justicia divina sólo en el día del juicio final. Se da permanentemente, pero a lo mejor, tampoco nos percatamos de su realidad, por que también está, mimetizada - podría ser el término - como nos relatan la primera y la segunda venida de Cristo.
    En criollo, mi querido Javier, hay que portarse bien, por que en algún momento nos van a decir: Tú recibiste tantos talentos. ¿Qué has hecho con ellos?
    Un fraternal abrazo.
    Juan Manuel

Leave a Reply

Spring Hill College faculty/department/student websites. The Spring Hill College homepage is available at www.shc.edu.

Spring Hill College does not actively monitor the content of this site and claims no responsibility for its content. General information about faculty.shc.edu. The author [ Javier San Martín - jsanmartin, email the site author ] of this web page [ http://faculty.shc.edu/jsanmartin/2009/11/14/domingo-33%c2%b0-del-tiempo-ordinario-b/ ] is solely responsible for the entirety of the content herein.