¿Qué sientes tú por Jesús?

*

San Marcos 8, 27 al 38

+

Hoy es el DOMINGO VIGÉSIMO CUARTO DEL TIEMPO LITÚRGICO, y la Iglesia ofrece para nuestra reflexión un pasaje del evangelista San Marcos, capítulo octavo, versículos 27 al 38:

Por el camino, Jesús preguntó a sus discípulos:

 ¿quién dice la gente que soy yo? Y Uds. ¿quién dicen que soy yo?”

[display_podcast]

¿Por qué el Señor Jesús quiere saber lo que los otros piensan de Él? ¿Es esta una pregunta de simple curiosidad? Para poder comprender esta pregunta, podemos apelar a nuestra propia experiencia personal. Nosotros encontramos tantas personas que pasan a nuestro lado día a día. Muchas nos saludan, ya sea porque trabajan con nosotros, o viven en nuestro mismo barrio, casa o son parte de nuestro círculo de amistades. Pero, de todas ellas, ¿cuántas son la que verdaderamente nos conocen, las que saben realmente cómo somos, que sentimos, a qué aspiramos?.

Porque conocer a una persona no es solo saber su nombre, el color de su piel o de sus ojos… es conocer aquellas actitudes profundas e íntimas que hacen a la persona única e irrepetible, es conocer sus bondades y sus defectos. El ser conocido en su propia verdad, el ser aceptado en su autenticidad, el ser comprendido, es una de las necesidades básicas del ser humano. ¡Qué alegría experimentamos cuando una persona nos conoce, y como tal, nos acepta y nos ama!. Sentimos una complacencia, y sentimos que la persona que nos ha conocido y nos ama nos quiere acompañar y seguir. Igualmente, cuando conocemos a una persona, y empezamos a descubrir ciertas actitudes que no son de nuestro agrado, inmediata e instintivamente sentimos el deseo de alejarnos de ella, de separarnos.

Esta experiencia personal nos hace intuir el por qué Jesús pregunta a sus discípulos qué dice la gente y ellos mismos de El. Más precisamente sería que siente la gente y los discípulos de El. Quería plantearles a sus seguidores si habían llegado a descubrir su propia identidad y si estaban motivados a amarlo y en consecuencia, dispuestos a continuar junto a El. Porque solo aquellos que han descubierto el verdadero corazón del Maestro pueden estar dispuestos a seguirlo a donde El vaya. Solo aquellos que al conocerlo, han sentido que ha prendido en sí mismos la chispa de la amistad y del amor, son los que estarán dispuestos a seguirlo hasta dónde El vaya. Solo los enamorados de verdad pueden continuar por el mismo camino.

Y lo que le interesaba a Jesús es precisamente el que lo sigan por el camino nada fácil que lleva a la salvación y que El estaba ahora pronto a recorrer. Es por eso que, inmediatamente después que les hace esa pregunta a los discípulos, Jesús les presenta el panorama de lo que serán los próximos días de su vida. Panorama, nada atrayente, por cierto, del punto de vista humano. El hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser condenado, ser ejecutado, para resucitar al tercer día. ¿Quienes son los que estaban prontos a seguirlo? Es decir, ¿en cuantos había prendido la chispa de la amistad?

Podemos pensar que cuando cayó esta pregunta, ya estaba en germen una amistad pero que aún necesitaba la fuerza del Espíritu Santo que les haría disponibles para dar el salto hacia el camino de la cruz. El regalo más bello que nos dejó Jesús es este del camino doloroso que lleva a la resurrección. Y este camino solo lo hacen aquellos que han conocido de verdad quién es el Señor Jesús y que ha saltado en ellos la chispa de la amistad que los hace capaces de atravesar los pasos más difíciles, por amor a El.

Y hoy, en este domingo, la misma pregunta es hecha a cada uno de nosotros. Sinceramente, ¿qué dices tú de Jesús? ¿Quién es El para ti? Quitando todas las respuestas de fórmulas aprendidas, ¿quién es verdaderamente Jesús para ti? ¿Que sientes de verdad por El? ¿Te sentirías dispuesto a acompañarlo por el camino tortuoso que El va ahora a seguir? O ¿solo te sientes con ánimo para caminar por sendas suaves, de luz y de tranquilidad, de triunfo y de aplauso?

Es una pregunta que va directamente al corazón. Hoy es un día de examen especial para mi conciencia, para mi amistad, para mi decisión de seguir al Señor. Si conozco y amo a Jesús, debo estar dispuesto a acompañarlo. Y para eso he tenido que pasar largas horas junto a El. Meditar su palabra, sentir su presencia, entrar dentro del corazón de Jesús, para conocerlo, comprenderlo, amarlo y seguirlo. Amigo, que esta pregunta que hoy nos hace el evangelio, ¿que dices tú de Jesús, qué sientes de El?, no caiga en el vacío, que puede ser el inicio de una nueva y fructífera relación con Jesús que nos lleve a seguirlo por el camino que Él nos traza.

Y ahora viene lo más importante

Bien amigos, así terminamos esta breve reflexión dominical. Pero ahora viene lo más importante: tu encuentro personal con el Señor Jesús.

Toma pues este bello texto en tus manos y escucha a través de él lo que el Señor te quiere comunicar: San Marcos Capítulo 8 versos 27 al 38.

Agradecemos muy sinceramente tu presencia,

Y nos despedimos hasta el próximo domingo en esta misma emisora.

2 Responses to “Comentario al Domingo 24º del Tiempo Ordinario - “B””

  1. Rosa Maria says:

    Que sientes tu por Jesus?
    Que pregunta más sabia, Padre Javier. Tengo la firme convicción de sentir un inmenso amor, un gran agradecimiento, una gran admiración, una gran amistad, pero sobretodo un gran respeto por mi amado JESÚS!!!!
    Hoy yo sin Él no seria quien realmente soy, tengo la firme convicción que soy una replica del mismo JESÚS.
    Así que ya no soy Yo!!!,sino mas bien como mi buen san Pablo decía “yo ya no soy yo, sino es Cristo que vive en mi!!! Gracias padre Javier, por sus talentos y sus buenas reflexiones, le amo en el amor de Jesus……. (EXTRAÑÉ SU VOZ Y LA DE CECILIA).
    Su hija adoptiva. Con amor conciencia: Rosa Maria

  2. Javier Galdos Ballón says:

    Yo siento por Jesús el amor y la amistad que se siente por un Padre, un Hermano, un Amigo, porque, como aprendí en el Colegio San José, en unos Ejercicios Espirituales, Jesús es Amigo para la vida y para la muerte y para después de la muerte también, o sea UN VERDADERO AMIGO.
    Jesús me ha ayudado y me ayuda muchísimo todos los días de mi vida, lo siento junto a mi en mis peores momentos y sin su amor y amistad yo no sería nada.

Leave a Reply

Spring Hill College faculty/department/student websites. The Spring Hill College homepage is available at www.shc.edu.

Spring Hill College does not actively monitor the content of this site and claims no responsibility for its content. General information about faculty.shc.edu. The author [ Javier San Martín - jsanmartin, email the site author ] of this web page [ http://faculty.shc.edu/jsanmartin/2009/09/12/domingo-xxiv-del-tiempo-ordinario-b/ ] is solely responsible for the entirety of the content herein.