¿Cómo sabes que Dios te habla?

 .

San Marcos 6, 1 al 6

[display_podcast]

Estimados oyentes: Bienvenidos una vez más a nuestra cita dominical.

Que la Paz del Señor sea con todos Ustedes.

Hoy la Iglesia celebra el DOMINGO DÉCIMOCUARTO DEL TIEMPO ORDINARIO, y nos invita a acompañar a Jesús en una visita que hace a su pueblo y a su familia después de algún tiempo de ausencia. Jesús quiere en esta ocasión llevar el mensaje de salvación a este puesto tan querido para Él, como es su propio pueblo de Nazaret, pero la aceptación será inesperada. Jesús llegó acompañado de sus discípulos. Sus milagros, su fama habían hecho de Él un personaje muy conocido en toda Palestina.

Jesús, sin embargo, continuaba siendo el amigo cercano, sencillo, humilde como antes. Al llegar el sábado se presentó a la sinagoga, como lo había hecho siempre, aunque ahora no sólo para escuchar, sino también para tomar la palabra y enseñar. Todos tenían los ojos puestos en El, con verdadera expectativa. Y Jesús empezó a hablar y a enseñar. Y lo hizo tan bien, con tanta gracia y sabiduría, que todos se quedaron admirados. Y al salir, empezaron los comentarios. Para unos, Jesús era algo extraordinario: - “¿De dónde tanto conocimiento?”, decían, “¡Pero, cómo domina la Escritura! “Dios está seguramente con Él”. Otros, sin embargo, lo desacreditaban entre el auditorio: Pero, ¿no es éste el carpintero, el hijo de María? ¿no están entre nosotros todos sus parientes? ¿Cómo le vamos a hacer caso?

Jesús se sintió aquí como un signo de contradicción. Unos que sí, otros que no… Pero El, con rostro severo, les encaró: - Un profeta no es despreciado sino en su propia tierra, entre sus parientes y conocidos. Así y todo, impuso las manos sobre algunos enfermos haciendo algunas curaciones, porque el corazón le traicionaba. Pero también manifestó sus sentimientos íntimos: - Me maravilla la incredulidad de esta gente. Quisiera haberles ayudado más, pero no puedo ante su falta de fe…Y así Jesús no tuvo más remedio que marcharse a predicar a otros pueblos y aldeas.          Este pasaje del Evangelio presenta con crudeza el problema de la incredulidad y del rechazo de Dios, que es un pecado tan frecuentemente denunciado en la Biblia. Israel sintió siempre la tentación de volverse a los dioses de los paganos, dejando al Dios que los había sacado de Egipto. Rompían la alianza y se prostituían ante cualquier altar levantado en las colinas a los ídolos de los extranjeros. No escarmentaban con los castigos de Dios, castigos siempre amorosos para apartarlos de esos cultos idolátricos.

Pero en este caso es peor. Porque ahora rechazan a Dios que se les presenta en Jesucristo. Y a pesar de los milagros que El hace, a pesar de su enseñanza tan bella, a pesar de todo lo que ellos ven, no creen en Jesús, se escandalizan de Él, y lo echan lejos de su pueblo. Y todo esto motivado, posiblemente, por las apariencias humildes del maestro de Nazaret.  Venían como a decir: “Que venga un Cristo fulgurante, y le haremos caso”. “Que detenga el sol como Josué, y creeremos en Él”. “Que arroje a los romanos de nuestras tierras, y lo aceptaremos”. “Que someta las naciones de los gentiles a Israel, y entonces sabremos que El, es el Mesías, el que esperamos”. Pero como Jesús no hacía nada de esto, y aseguraba que el Reino de Dios tan esperado era una cosa tan diferente, fue rechazado como Mesías.

Jesús, al abandonar su pueblo, sentiría lo que experimentó ante la Jerusalén incrédula: - ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que son enviados a ti! ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos como la gallina a sus polluelos bajo las alas, y tú no lo has querido!… Pero esta situación que vivió Jesús en su pueblo, la encontramos hoy día en tantos pueblos y circunstancias. Los periódicos locales ¿no nos están revelando todos los días cómo ante las situaciones que se viven en la vida ordinaria no se acepta a Jesús como ayuda y salvación?. Simplemente no se cree en El o no se le tiene en cuenta. Y muchas veces ¿no es esto motivado por las apariencias humildes y sencillas con las que se presenta en la vida diaria?. No olvidemos que bajo las apariencias sencillas y aun nada atractivas para el mundo moderno, acostumbrado a ser deslumbrado por las apariencias externas, se esconde Dios, su palabra, su mensaje de salvación. Y desde la pobreza, la humildad, la cotidianeidad, Dios nos habla y nos cuestiona.

Dios nos hablará no con medios extraños, sino por medio de la gente que esta a nuestro lado, en nuestra casa, en nuestra comunidad, en nuestro trabajo. Con su gracia, podremos reconocer su voz, en el hermano que pasa a nuestro lado. Dios no viene a nuestra vida en formas y personas inesperadas. Él es el amigo de nuestro pueblo, que camina a nuestro lado, el que bebe el agua de nuestro mismo pozo, el que comparte nuestro techo,  nuestra mesa de trabajo. Dios ha querido ser uno de nosotros. Cuando lo oímos, inmediatamente lo identificamos con fulano que nos está haciendo llegar el mensaje sorprendente del Señor.

Y ahora viene lo más importante

Y bien, amigos, así termina esta breve reflexión dominical.

Pero ahora viene lo más importante: tu encuentro personal con el Señor Jesús.

Toma pues, el texto del evangelio en tus manos, San Marcos, capítulo 6, versículos del 1 al 6.

Cecilia Mutual y el Padre Javier San Martín, agradecemos muy sinceramente tu presencia,

y nos despedimos hasta el próximo domingo en esta misma emisora

9 Responses to “Comentario al Domingo 14º del Tiempo Ordinario - “B””

  1. Rosa Maria. says:

    Como sabes que Dios te habla?
    WOW, Padre, le toco el Espíritu Santo doblemente. Sabe, que me encanta como culminan usted y Cecilia, enfocándonos en nuestro encuentro personal con el Dios de nuestro entendimiento.
    Aquí es donde se me invita a ser realmente participe de pertenecer como miembro de esta maravillosa familia.
    La sagrada familia de Dios.
    La verdad Dios siempre me habla através de la sencillez, de situaciones familiares y de situaciones externas.
    También me habla en el silencio, Yo he descubierto que el silencio es el oxigeno de la mente y, si no, me preparo para ello.
    Dios por mas sanador que sea no se podrá manifestar en mi. Mucho menos lo podría escuchar, para escuchar el llamado de El. Es súper importante la fe la confianza y la disposición.
    Sin eso, soy solo materia hueca y aunque Yo quiera ser servidora de el, no sirvo para nada.
    Pero si estoy dispuesta con mi fe viva y en acción. Wow, Él se manifiesta de mil maneras, les habla a los demás através de la palabra, de escritos, de Poemas, bueno cuando una esta dispuesta a ser medio.
    Él se manifiesta al igual que se manifestó en JESÚS; En sus Apóstoles y ahora en mi, en usted y mañana en las futuras generaciones. Gracias padre por compartirme tan bello y especial mensaje de amor.
    Yo tengo la certeza que Dios me habla otravez de su voz y su reflexión. Reciba un abrazo en el espíritu de Dios.
    Con amor conciencia su hija adoptiva. Rosa Maria Flores Romero

  2. Celsa B. says:

    Estimado P. San Martín: He seguido la lectura de la reflexión escuchando además y me pareció muy interesante, muy aterrizado, presentando a un Dios cercano que se manifiesta en nuestra vida ordinaria. Ayuda para reflexionar y compartir con los catequistas.
    En Jesús y María te saludo hermano.
    Celsa rjm

  3. Elizabeth Sanchez says:

    Buenos Días, Padre!
    Antes de nada, gracias por responderme.
    Es verdad lo que yo siento, desde que llegue a Italia, e vivido situaciones muy difíciles y tristes, que solo mi FE el hablar a Dios con todo el corazón, he logrado superar. Le pedía que me diera una señal! y Dios lo hacia, mi vida a cambiado en modo positivo. Aquí he aprendido a dar valor a todo.
    Cuando estaba en Perú tenía todo el amor de la familia, el dinero porque trabajaba en un Banco y mi Padre nos ha dado todo siempre. Entonces para mi la vida era fácil, sin darme cuenta como era afortunada.
    Aquí he sufrido pero al mismo tiempo he encontrado amigos verdaderos que ahora son parte de mí como una familia.
    Dios me ha puesto una prueba grande, estando lejos y sola, y gracias a Él he tomado el camino justo.
    Padre, también Ud. es afortunado.
    Paz y Amor con la bendición de Dios para Ud.
    Hasta luego y que tenga un feliz Domingo.

  4. Selva Silva says:

    Gracias por compartir conmigo todo esto.
    Selva

  5. Monica P. says:

    Muchas gracias Padre por compartir esta reflexión conmigo.
    Que Dios lo bendiga siempre.

  6. Guisella says:

    Bella reflexión, Dios esta en cada mínimo detalle de nuestras vidas, es increíblemente maravilloso…

  7. Nancy Ricketts says:

    Estimado y siempre recordado Javier:
    Desde el Perú siempre recordándote con mucho aprecio. Leí tu reflexión del domingo pasado. Te diré que en mi experiencia personal, Dios me habla a través de la oración y luego a través de la comunicación, porque lo siento como mi Padre, mi Protector, mi Roca, mi Escudo, mi Amigo, mi Abogado, etc. etc. Yo pienso que Dios para mí, es más importante “que el aire que respiro”. El saber que El me Ama y que me ama tal cual soy, me emociona y me maravilla
    Hasta pronto. Que Dios te bendiga
    Nancy, desde Perú

  8. Tuty Torres says:

    Hola padre Martin. Cuando hablo con Dios Él me escucha, Él me ayuda a tomar decisiones personales, le pido perdón por mis pecados. Tuve una cita médica el 6 de julio donde me daban los resultados. Salió todo bien pero tengo que cuidarme. Le pedí a Dios y la Virgen mucho. Sí me escuchó. Dios lo bendiga y felicidades en los 50 años.
    Tuty
    >

  9. Mariano Sanchez says:

    Querido Padre Javier, gracias por contestarme, agradezco a DIOS por esa hermosa enseñanza que usted nos comparte cada domingo. Dios me habla a través de los sacramentos, en la Santa Misa, me habla en la liturgia de su palabra, porque es viva y eficaz, en la liturgia de la eucaristía me hace participe de su mesa, dándome el Pan Bendito bajado del cielo, en la confesión escucha mis pecados, me perdona, me corrige y me indica el camino seguro.
    Gracias Padre Javier, DIOS lo bendiga siempre.

Leave a Reply

Spring Hill College faculty/department/student websites. The Spring Hill College homepage is available at www.shc.edu.

Spring Hill College does not actively monitor the content of this site and claims no responsibility for its content. General information about faculty.shc.edu. The author [ Javier San Martín - jsanmartin, email the site author ] of this web page [ http://faculty.shc.edu/jsanmartin/2009/07/04/domingo-xiv-del-tiempo-ordinario-%e2%80%9cb%e2%80%9d/ ] is solely responsible for the entirety of the content herein.