.

Y Empezó a llamar por su Propio Nombre

Nos quedamos perplejos….era un momento trascendental

San MARCOS 1, 14-20

[display_podcast]

 

Bienvenidos a nuestra cita dominical,

Que la Paz del señor sea con Ustedes

jesus-pensativo.jpg

 

Hoy la Iglesia se viste de blanco para celebrar el TERCER DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO del ciclo B. - El Evangelio de Marcos 1,14 al 20, breve y sintético, es rico en enseñanzas. Jesús, un desconocido hasta este momento, empezó a manifestarse con decisión, valentía, coraje. Con entusiasmo. Ha salido de las aguas del Jordán, y durante cuarenta días se ha dedicado a la oración y la penitencia. Y, ahora, comienza a recorrer los poblados de la Galilea, proclamando el mensaje de salvación que había venido a anunciar: - ¡Se ha cumplido el tiempo, el Reino de Dios está cerca, conviértanse y crean en el Evangelio!

 

La gente comenzó a escuchar a este joven Maestro de Nazaret y a seguirlo. Veíamos cómo El se conmovía ante los males que sufría el pueblo, cómo curaba a los enfermos, perdonaba a los pecadores, amaba con ternura, comprendía a todos. Pero un día que estaba junto a la ribera del Lago, hizo algo novedoso. Encontró a algunos de los ya conocidos que le seguían pero que al mismo tiempo continuaban con sus labores ordinarias, y les dijo: - Simón, Andrés; dejen su barca y las redes, y síganme. Nosotros nos quedamos perplejos porque comprendimos que este era un momento trascendental. Un poco más adelante, vio a los hermanos Juan y Santiago, y también les dijo: - Vengan conmigo. Los dos, sin dudar un instante le dijeron a su Padre, nos vamos con el maestro de Nazaret.

 

El Maestro Jesús, bien se dio cuenta de que el trabajo que El venía a desarrollar era mucho y, especialmente, de que esta tarea no era solo para El sino que debían ser los hombres mismos quienes deberían llevarla adelante. Esta no era una obra realizada solo por Jesús, que bien podía realizarla, sino que en el plan de salvación, pensado desde eterno, se debía establecer una institución, que es la Iglesia, el nuevo Pueblo de Dios, formado por hombres, cuya misión era hacer y llegar a todas las culturas y a todos los tiempos, el anuncio del Reino de Dios. Y esto requería colaboradores, hombres capaces y generosos, emprendedores, a los cuales se les podía confiar la misma misión de Cristo.

 

Esto lo comprendimos todos aquel día. La llamada de los primeros discípulos fue muy sencilla, pero exigía generosidad, prontitud, desprendimiento. Yo experimenté aquella tarde sentimientos encontrados. Por un lado me di cuenta que seguir al maestro exigía radicalidad. Había que dejar todo y empezar a ser fiel sólo a El. Me sentía entre dos fuerzas que me atraían: Jesús y el mundo, ¿por cual decidirme? La decisión no era fácil.

 

En verdad, exige mucho, es radical. No se puede servir a dos señores. A Dios y al mundo. Si analizamos las palabras de esa primera y elemental predicación de Jesús, vemos que contienen en su semilla todo su mensaje de salvación: - ¡El tiempo se ha cumplido! Es decir, no esperen nuevos Mesías ni otro salvador. Ahora hay que definirse. Quien no está con Jesucristo, se pone en contra de El. Dios ha dicho su última palabra en Jesucristo. Y por El nos apremia:- Miren, el Reino de Dios ya está aquí. O seguimos su mensaje y aceptamos su amistad, o ponemos en juego nuestra salvación eterna. Hay que aprovechar la gran oportunidad que Dios hoy nos brinda.

 

Siento que se tiene poco aprecio de estas palabras del Señor. Buscamos soluciones sin contar con Jesucristo. Por eso, hoy, me sale del corazón decirte que quisiera hacer como Pedro y Andrés, como Juan y Santiago. No lo pensaron un momento. Dejaron todo y se hicieron amigos y colaboradores tuyos. ¡Señor Jesucristo! El mundo tiene muchas veces miedo de ti. Piensa que nos vas a robar la felicidad con tus exigencias. Hoy, como aquellos primeros amigos, los pescadores del Lago, quiero decirte que sí creo en ti, que sólo Tú mereces la adhesión de mi mente, el amor de mi corazón y la entrega de mi vida…

 

Y ahora viene lo más importante

Y bien amigos, así terminamos esta breve reflexión sobre El Evangelio del Domingo.

Pero ahora viene lo más importante: tu encuentro personal con el Señor Jesús. Toma, pues, el evangelio en tus manos, San MARCOS Capitulo 1 versículos del 14 al 20 y trata de sentir lo que el señor te quiere comunicar.

Quédate pues ahora a solas con El y cuenta con nuestras oraciones.

Cecilia Mutual y Javier San Martín te agradecemos muy sinceramente el haber estado con nosotros.

¡Y te esperamos el próximo domingo en esta misma emisora.

15 Responses to “Comentario al Tercer Domingo del Tiempo Ordinario - “B””

  1. Estiven says:

    Me parece un espacio muy rico de evangelización el cual alimenta mi alma y puedo dar a conocer a Jesús

  2. Jared says:

    Ojala puedan responder mi correo. Estoy investigando diversas religiones. He leído la Biblia, allí dice que Cristo estableció una y que la restauraría en nuestros días. Ya debe estar entre nosotros. La suya tenía 12 apóstoles. ¿es la suya? o ¿podrían darme más luz en cuanto al tema? Respondan a mi correo por favor

  3. Bree Olson says:

    hello there, i just came across your site via Google, and i must tell that you express pretty well via your web portal. I am very moved by the method that you express yourself, and the message is good. Anyhow, i would also love to acknowledge whether you would like to exchange links with my site? I will be certainly more than happy to reciprocate and enter your link off in the link exchange area. Looking for your reply, i would like to convey my appreciation and enjoy your day!

  4. Cèsar Casabonne Ricketts says:

    Gracias querido amigo Javier. Tùs mensajes semanales los acojo en mi corazòn y cerebro y por consiguiente son tambièn, aunados al sermòn que escuho en la misa del domingo, una guia muy importante. gracias y un fuerte abrazo

  5. Carlos says:

    “Mi yugo es suave y mi carga ligera” nos dejó dicho el Señor. Y si lo dijo seguro que es así. Cuando encontramos que la carga que llevamos a cuestas es muy pesada y hasta insoportable, se puede asegurar que no es la carga de Jesucristo o que nosotros mismos nos hemos cargado a solas con nosotros, pero no tirando alegremente uncidos al yugo que con nosotros comparte el Señor y voluntariamente compartimos con él. Yugo suave, carga ligera que no significa descargados, deshabitados por dentro, despreocupados o irresponsables.

    “Venid a mi, aprended de mi”. Aprender el Reino de los Cielos. Si es REINO realmente quiere decir que se trata de un ámbito donde hay normas de convivencia y leyes de cumplimiento características de ese Reino que rigen, vigentes en la vida de cada día para convivir en él como ciudadanos de pleno derecho en posesión de la ciudadanía de ese Reino. Respetamos sus señales de circulación, respetamos las propiedades ajenas, respetamos los derechos que igualmente tienen nuestros prójimos, pero sobre todo circulamos por las vía estrecha que este Reino posee, apta para el yugo compartido que se hace suave y gozoso pues su normativa y las actuaciones inmensamente gratificantes hasta la eternidad feliz, es y son precisamente el Evangelio, la buena propuesta, el buen camino, el comportamiento digno que nos dignifica.

    ¡El tiempo idóneo se ha cumplido! El Reino de Dios está aquí, aquí en el presente, en el presente de todos los días de cada uno de nosotros. ¡Dentro de nosotros está! si lo aceptamos, si lo hacemos nuestro, sin confusionismos ni elementos extraños o deformes, el Reino de Dios y no el Reino de las pasiones humanas desbocadas o turbias. Estamos en nuestros quehaceres y Cristo pasa. Invita en su llamada. A nadie obliga. Pedro, Andrés, Natanael, Felipe, Juan Santiago…Tu, Virginia, Helena, María…seguidme. Tu, tu, tu… cuantos quieran seguirme con mi yugo suave y mi carga ligera, con su cruz de cada día transitando por el camino Evangelio en el Reino de Dios para el Reino de los Cielos.

    Conocían previamente al Señor los llamados en este Evangelio, le creyeron, lo aceptaron porque aquél era un personaje enteramente fiable, veraz, sin duplicidades, exageraciones ni despropósitos, señalado por Juan el Bautista como el Cordero de Dios. Lo escucharon y lo siguieron para ser los testigos presenciales oculares de la vida de Jesucristo de la que luego ellos nos dieron FE como notarios de su realidad sobrenatural. Hemos recibido esa FE pura e íntegra como ellos nos la legaron fehacientemente. “Quien a vosotros escucha a mi me escucha” Esa FE escuchada, aceptada, incorporada, es la que seguimos y en la que vivimos respirándola.

    Pidamos al Señor que quienes se han responsabilizado de transmitir esa misma FE dada en origen, se fidelicen al Evangelio del Reino de Cielos y no nos lo proporcionen contaminado o degradado. Pidamos por nuestros amadísimos sacerdotes de Jesucristo, dispensadores de la vida del Reino de Dios que es su Gracia santificante. Pidamos por ellos y por todos nosotros la pobre humanidad que anda a tientas fuera de la vía estrecha o accidentándose en la vía de circulación hasta quedarse sordos y ciegos para el Evangelio del Reino de Dios.

  6. Freddy says:

    Saludos mi querido Javier
    Tus mensajes son tan profundos y llenos de esperanza que Dios continue bendiciéndote, con toda tu familia y ministerio.
    “Todos seremos transformados por la victoria de Nuestro Señor Jesucristo”, tengo la certeza que yo estaré dentro de los escogidos por la misericordia de Dios.
    Bendiciones,
    Freddy
    Sent from my BlackBerry® powered by Alegro

  7. ELIANA CHAVES AGUILERA says:

    Lindo mensaje y nos hace pensar si somos capaces de dejar el mundo y seguir a cristo con elcorazon, pero veo que somos debiles.. Sólo le pido a Dios que me de templanza y fortaleza para ser una mejor persona y servir solo a el con un corazon sincero……Dios bendice mi vida, mi familia, mi hogar y haz de mi un instrumento de paz.

  8. Javier G. says:

    Querido Tocayo:
    Siempre es reconfortante leer tus reflexiones acerca de los diferentes evangelios. En mi caso, siempre llegan en el momento oportuno, justo cuando estoy a punto de desfallecer, de ceder al desaliento, producido por este cuerpo enfermo y cada vez más viejo y achacoso; pero cada mensaje tuyo me revive y me da fuerzas para seguir adelante…..hasta que Dios lo disponga.
    Gracias nuevamente por no olvidarte de mí, gracias por escribirme cada semana; realmente necesito ese empujoncito….
    Un gran abrazo
    Javier

  9. edith says:

    Mi amigo Javier:

    Mil gracias por tu ayuda y reflexiòn.

    Siento que fallo.
    Que maravilloso serìa que todos los creyentes BRILLARAMOS con nuestra vida, al seguir sus enseñanzas.
    Bendiciones
    Edith

  10. RUBEN MANCILLA says:

    estimado padre javier.
    quisiera tambien ser parte de los que reciben semana a semana sus reflexiones para asi poder trasmitirlas a mis hijos que muchas veces me piden saber mas a cerca de jesus nuestro hermano eterno. agradeceria tenerme en cuenta . gracias.

  11. Maria Mercedes says:

    Gracias Padre Javier y a Cecilia Mutual por mantenernos activos y recordarnos que en todo momento de la vida nuestro amigo Jesus está con nosotros y que además nos dió el regalo más grande “su madre”
    Saludos y que Dios los bendiga

  12. ana torres says:

    Gracias por alimentar nuestra alma con sus mensajes y recordarnos que El siempre está con nosotros para ayudarnos solo tenemos que buscarloy practicar sus enseñanzas. Muchas bendicioones

  13. teresa muñoz giraldo says:

    Gracias Padre Javier y a Cecilia Mutual, por tenerme siempre en cuenta y enviarme tan bellìsimas reflexiones, las cuales siempre nos dejan un mensaje de que para vivir la vida espiritual debemos desprendernos mucho de la vida del mundo.

    Un abrazo,

    Teresa

  14. lilliana Gaviria says:

    Padre, Gracias infinitas: sus mensajes son bálsamo para el espíritu!!, quiero ser un buen ser humano, imitar a cristo, vivirlo, sentirlo, ganar en sabiduría, humildad, compasión…y A M O R !!

  15. Guisella says:

    Que la palabra de Dios llene nuestros espiritus y nos fortalezca dia a dia. Un saludo caluroso dalla nostra piccola famiglia :-)

Leave a Reply

Spring Hill College faculty/department/student websites. The Spring Hill College homepage is available at www.shc.edu.

Spring Hill College does not actively monitor the content of this site and claims no responsibility for its content. General information about faculty.shc.edu. The author [ Javier San Martín - jsanmartin, email the site author ] of this web page [ http://faculty.shc.edu/jsanmartin/2009/01/23/comentario-al-3er-domingo-del-tord-b-09/ ] is solely responsible for the entirety of the content herein.